almas de metal westworld
almas de metal westworld

Lo mágico del cine es que, si eres coherente con el universo que imaginas, puedes hacer creer lo que sea al espectador. Y esto es lo que hizo Michael Crichton en Almas de metal (Westworld). Sí, el mismo Michael Crichton que todos recordamos por sus exitosas novelas de ciencia ficción. Allá por el año 1973 no sólo escribió este guión, sino que también dirigió a Yul Brynner, Richard Benjamin y James Brolin en esta fantástica película.

almas de metal westworld posterA lo que íbamos al principio con la magia del cine; todos los aficionados a los westerns nos solemos trasladar mentalmente al pasado, sobre todo al siglo XIX y en la parte más occidental de Estados Unidos. Pero, en esta ocasión, el western nos lleva al futuro. Y no hablamos de un western genérico como podría ser Mad Max, sino uno clásico, con sus pistoleros, sus saloons y demás parafernalia típica. Porque aquí radica la originalidad del planteamiento de Almas de metal.

En un escenario futuro, Peter (Richard Benjamin) y John (James Brolin) acuden a un parque de atracciones temático, donde se pueden vivir experiencias casi reales de otras épocas, como la Edad Media o el Oeste americano, e interactuar con unos robots que son prácticamente indistinguibles de los seres humanos. Pero el problema comienza cuando los robots comienzan a comportarse con libre albedrío, y no haciendo caso a su programación.

almas de metal westworld

La película fue un gran éxito en taquilla. Hay que decir que merecidamente, ya que, además de su originalidad para darle una vuelta de tuerca al género western, está muy bien dirigida. El toque de ciencia ficción que tiene, que no es poco, es verdaderamente verosímil, y acerca al espectador a un mundo que, cuarenta años después, nos sigue pareciendo lejano y al alcance de la mano. Eso convierte en mucho más eficaz, si cabe, el elemento de terror o de angustia que produce el ataque del robot pistolero interpretado por Brynner.

http://youtu.be/WbJn8qM7MQ8

Hubo una secuela años después, titulada Futureworld (Mundo futuro) pero, obviamente, no tuvo la repercusión de ésta que, aunque un poco olvidada por el público actual, sigue manteniendo su vigor y su fuerza. Una pena que Crichton no dirigiera mucho más de lo que hizo, aunque es cierto que no se mantuvo para nada alejado del mundo de la tele y el cine.

4 Comments

  1. Muy buen comentario y gran película.
    Todavía la recuerdo de mi infancia y tengo grabada la tensión de la persecución de Yul Brynner (más que tensión, miedo).
    Como dices, realmente original e impactante.

    Un saludo.

  2. Juanan G.C. dice:

    Vaya, pues no tenía ni idea de esta película, pero tiene buena pinta. Es curioso lo de Crichton, ya que por aquella época debía ser bastante joven… Buen artículo.

    • pelicultista dice:

      Sí, Juanan, tenía treinta y pocos años, pero es que éste señor era un crack precoz! Muchas gracias por tu vista y tu comentario!
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!