amadeus
amadeus

Amadeus es una película dirigida por Milos Forman en 1984, y protagonizada por Tom Hulce y F. Murray Abraham. La obra original fue escrita y estrenada en teatro por el que luego fue guionista de esta versión, Peter Shaffer, y cuenta los últimos días del ilustre compositor Antonio Salieri (Abraham), en los que narra su relación con el genial Mozart (Hulce).

amadeus posterLa obra de teatro original se estrenó a finales de los setenta en Londres, y fue todo un éxito de crítica y público. Fue ahí donde Forman acudió, aunque era reticente al principio. Pero al terminar la obra, decidió adaptarla y contratar al propio Shaffer para que escribiera el guión cinematográfico.

Por supuesto, una de las ventajas del cine con respecto al teatro es que puede aunar muchos más recursos artísticos y, en una historia como la de Amadeus, la música es algo muy valioso. Esto lo supieron aprovechar y adaptar genialmente, dándole una fuerza añadida al conjunto de la obra que no tenía en las representaciones teatrales con la inclusión de varias escenificaciones de óperas y otras creaciones de Mozart.

El argumento de Amadeus es bastante controvertido por no ajustarse a la historia real entre Mozart y Salieri. Aquí se les presenta como rivales, casi enemigos, sobre todo por parte del italiano, quien al final de su vida decide confesar sus acciones para destruir a Mozart, ya que la envidia le había poseído enormemente.

amadeus

Esta versión ficticia de la historia ha calado enormemente, llegando a convertirse en una especie de leyenda, ya que está documentado históricamente que muchos de los aspectos que cuenta la película no sólo no fueron reales, sino que incluso fueron opuestos. Pero ni Forman ni Shaffer niegan que crearan una ficción. Simplemente, aprovecharon unos personajes famosos reales y muy interesantes para crear una obra que, sin duda alguna, funciona a la perfección como película. El personaje de Mozart, en concreto, parece mucho más inmaduro de lo que era en realidad, algo que llegó a ofender a muchos de sus admiradores, pero es obvio que, como personaje cinematográfico cumple su objetivo. Y es que nadie que haya visto Amadeus se puede olvidar de la cara de Hulce soltando esas risillas y haciendo travesuras, a la vez que demostrando su genialidad musical con una humildad infantil.

La película tuvo una gran recepción y repercusión, lo que se vio reflejado en sus once nominaciones a los Oscar, de los cuales se llevó ocho, entre ellos a mejor película, mejor director, mejor guión y mejor actor.

Aunque haya voces que digan que Amadeus no es para tanto, sigue siendo una película que engancha, divierte y que tiene muchas lecturas. La puedes ver con más interés filosófico, o la puedes ver como mero producto de entretenimiento. Incluso, para acercarte de una manera entretenida a la música de Mozart. Cualquiera de estas maneras es válida y satisface. Y para los que critiquen la poca veracidad de lo contado, siempre hay documentales a los que pueden acceder.

Posts relacionados

4 Comments

  1. Carlos dice:

    ¡Qué buena película! Esa risita de Mozart y la relación con Salieri pasaron a la historia del cine. Lo de la ficción, pues bueno, como tú dices hay documentales. Seguro que los que se quejan de ello piensan que Richelieu fue el mayor villano de la historia de Francia.

  2. La escena final, en la que Mozart le dicta a Salieri el Réquiem, es mágica. Perfecto uso de los recursos fílmicos. Aquí la escena https://www.youtube.com/watch?v=zGtQjz_sZ0I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!