Blast of Silence

Blast of Silence

Blast of Silence

Hace unas semanas, me recomendaron que viera Blast of Silence. En una etapa en la que me he dedicado a ver, principalmente, cine negro y policiaco de mediados del siglo pasado, me sorprendió no haber tenido ésta más presente, ya que, a pesar de tenerla apuntada en mi lista de deseos peliculeros, no imaginaba que fuera a resultar tan bien.

Y es que Blast of Silence, por alguna razón que escapa a mis capacidades de raciocinio, todavía se mantiene como el ejemplo perfecto de joya oculta. No es la única de su género, pero hay unas cuantas que, incluso hace tan solo diez años, todavía permanecían así y ahora ya van alumbrando presencia más amplia. Que éste sea mi granito de arena, humilde pero permanente, para que Blast of Silence llegue a un par de ojos más.

Breve sinopsis de Blast of Silence

Frankie Bono es un asesino a sueldo semirretirado, un gángster en horas bajas que, por alguna razón, decide aceptar un último encargo en Nueva York. Frankie acude a esta ciudad, solo, como siempre ha estado, para sentirse más solo aún.

Es un tipo solitario en una ciudad multitudinaria. Pero éstas son las ciudades que más solo hacen sentirse a uno. Y, además, es Navidad, una época del año que en esas calles del Manhattan más generoso se vive con especial fuerza y que contrastan con la melancolía y la introversión del protagonista.

Para cumplir con su trabajo, Frankie tiene que hacer alguna gestión, y esto le ocasiona recuerdos y vivencias de relaciones perdidas. El último trabajo no es un trabajo rápido y esto le obliga a pasar un tiempo que no quiere ni disfruta en una ciudad que, a pesar del ruido que se genera en todo momento, puede terminar siendo tremendamente silenciosa.

Blast of Silence

Blast of Silence como referencia del cine negro contemporáneo

Siendo uno de los géneros que mejor han funcionado históricamente en la gran pantalla, el cine negro ha pasado por varios estándares. Aquellas películas clásicas, muy influenciadas por los cineastas alemanes que se habían marchado a Hollywood, y con historias inspiradas, o directamente adaptadas, en las exitosas novelas negras de la época, dieron paso a lo que se comenzó a llamar neo-noir.

Aquí, los cineastas empezaron a jugar con nuevas temáticas y nuevas técnicas que impedían que estas películas se pudieran adscribir al género de cine negro clásico, pero que sin duda recordaban a algunos clásicos en muchos elementos.

Blast of Silence se desmarcaba de esas películas que muchos recordamos protagonizadas por Humphrey Bogart o Sterling Hayden, y nos entregaba a un personaje abatido, con muchos problemas personales y que no se correspondía con esos tipos inalcanzables de antaño.

Allen Baron se encargó de interpretar brillantemente a ese personaje que él mismo había escrito, y también de dotarle de un contexto que ahondaba en la soledad que emanaba Frankie. Y es que, aunque pueda resultar anecdótico, ver a un hombre como éste en una ciudad como Nueva York en plenas navidades, influye en esa congoja que salpica al espectador.

Algunos otros elementos todavía llaman la atención, como la voz en off, que de disfrutarse en versión original se adivina un matiz de bajos fondos que desconozco si se debe al pasado del autor o al consumo de cazalla, o los contemplativos planos urbanos, con movimientos de cámara y un montaje no habituales en el género y la época.

Otra de las características distintivas de Blast of Silence es su enfoque hacia los aspectos y tratados más llanos del mundo de la mafia.Ese conjunto de relaciones y de transacciones que pululan entre acción y reacción y que, narradas del modo oportuno, pueden ser todavía más interesantes que los golpes.

Blast of Silence

Al igual que el protagonista ya no es el héroe de novela que protagonizaba las películas noir en los cuarenta, la historia tampoco es digna de novela. No hay acciones heroicas, sino todo lo contrario. Es un perdedor arrastrándose en las cloacas para tratar de mantener su cuello a flote un poco más.

En este sentido, el acercamiento a la parte menos épica de la mafia recuerda, como bien señalan algunos críticos, al cine de John Cassavetes, como El asesinato de un corredor de apuestas chino (The Killing of a Chinese Bookie, 1976), con la diferencia de 15 años que hay entre una y otra.

Puro cine de autor

Blast of Silence se estrenó en 1961, época en la que los autores europeos, sobre todo franceses, comenzaban a despuntar y a resultar más influyentes. Algo de este cine de autor se percibe aquí. Puede que fuera debido al escaso presupuesto con el que contaba Baron o porque las tendencias estilísticas eran más internacionales de lo que nos han hecho creer.

Sea como fuere, no cabe duda de que estamos ante una obra de un hombre. Guionista, director y actor protagonista, tampoco me extrañaría verlo al mando en la sala de montaje. Desconozco si llegó a tanto. Lo que sí es conocido es que la distribución de Blast of Silence no fue tan masiva como le habría gustado a Baron –y a nosotros mismos–, aunque sí que llegó a esos círculos de la costa este que, años después, dominarían el panorama.

Se ha hablado muchas veces de las semejanzas que Blast of Silence presenta con Taxi Driver. Martin Scorsese reconoció que ésta fue una de las películas que más le influyó en su juventud como estudiante de cine, y sí que es cierto que hay aspectos similares.

Eso no le resta valor a la obra de culto protagonizada por Robert De Niro, al contrario. Le aporta un gran valor a la película de Baron y, en un ejercicio divertido de imaginación, nos podemos imaginar fácilmente al protagonista de Taxi Driver encarnando un personaje similar al de Frankie Bono.

Como anécdota al respecto, Baron le ofreció el papel protagonista a su amigo Peter Falk, aunque éste declinó finalmente encarnar a Frankie.

Blast of Silence

Recepción y crítica de Blast of Silence

Como ya dije antes, Blast of Silence no tuvo una gran distribución. Se dice que sufrió un boicot por parte de los grandes estudios, y que no pudo alcanzar una presencia mayor en las salas, lo cual, sin duda, le habría dado mayor relumbre y trascendencia.

En los últimos años, sobre todo desde la reedición hecha por Criterion, la mayor parte de la crítica se ha mostrado positiva, aunque es cierto que algunos se mantienen escépticos ante la calidad de un film que no disimula su bajo presupuesto.

Con un poco más de fortuna, Baron podría haber proseguido esta carrera de autor, al menos durante unos años más, y seguramente nos habría dado títulos muy interesantes. Su carrera, en cambio, se centró en series de televisión, algunas realmente famosas, aunque nada que ver con esta película, como fueron La tribu de los Brady, Los ángeles de Charlie o Vacaciones en el mar.

De todas maneras, Blast of Silence se queda ahí, como una joya incrustada en una pared a la que no muchos dedican sus miradas. Si tú tienes la suerte de que algún día te la encuentras, no lo dudes, déjate seducir. Las primeras palabras te golpearán como el primer trago de cazalla. Luego, ya no podrás dejarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This