celebracion festen

Celebración (Festen)

celebracion festen

Celebración (Festen)

Celebración (Festen) es una película danesa, dirigida por Thomas Vinterberg en 1998 y conocida por haber sido la primera perteneciente al movimiento Dogma, que pusieron de moda este director y Lars Von Trier, entre otros.

Celebración festen poster

Como todas las películas pertenecientes a Dogma, Celebración no se ajusta a las normas más convencionales de los largometrajes. No sólo es cine independiente y de autor, sino que también intenta prescindir de cualquier tipo de artificio o intervención efectista, y pretende mostrar las acciones e historias de manera cruda, acercando al espectador lo más posible.

Y aquí, Vinterberg nos acerca a una celebración, como bien dice su título, en la que una familia se reúne para festejar el sexagésimo aniversario del patriarca. Pero, a pesar de que las apariencias de éxito y felicidad son las primeras en aparecer, pronto se descubrirán otros puntos más oscuros de la familia y, en concreto, del cumpleañero con respecto a sus hijos.

La vida te puede dar golpes. Celebración también

Celebración festen

Celebración es una película que va asestando golpes desde el principio. Los espectadores, aunque quieran, no pueden permanecer pasivos ni tranquilos, ya que la crudeza en el lenguaje y en las imágenes sorprenden desde un principio. Pero no sorprenden por su exageración o por llegar hasta el límite, sino por su naturalidad, por su realismo, por su falta de complejos. La historia es así, y así la vas a ver. Vamos, que el primer golpetazo es la sinceridad, que ya nos prepara para una película que no pensamos que pudiera ser así. De hecho, una celebración familiar en un hotel, y que la gente se saque mierda no es algo tan llamativo, y lo más normal que vamos a esperar es una película al uso de esas comedias francesas tan taquilleras donde los actores parlotean delante de la cámara al igual que lo podrían hacer en el escenario de un teatro. Gracias a dios, Celebración puede considerarse bastante lejana a todo eso. Tampoco es una película deprimente, a pesar de la trama principal, que es bastante triste, porque está contada con pasión y con ganas, y cuando existe un desahogo, precisamente no puede haber depresión. Celebración es la expulsión de todo eso que se guarda, la culpabilidad injusta y la condena precisa.

Una de esas películas por descubrir

Celebración festen

En conclusión, se puede decir que Celebración es uno de esos dramas que te pueden provocar risas, lloros y enfados, y, cuando terminas de verla, admites que hay mucho cine aún por ver y descubrir, y muchos estilos de dramas que aún tienen que ser explorados y reconocidos.

Y es que, si alguna vez te preguntas cuál puede ser una de esas películas discretas comercialmente, desapercibidas para el gran público y que aquellos que ven recomiendan a sus amigos, ésta es una de ellas. No todo es Hollywood y marketing. Aún queda buen cine por ahí, y eso se merece una Celebración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This