cómo ser john malkovich being john malkovich

Cómo ser John Malkovich

cómo ser john malkovich being john malkovich

Dicen que el cine es el arte más completo, porque puede contener a los otros seis, y también porque puede aunar diferentes estilos, géneros o temáticas de una manera más sencilla. Claro está, de una manera más sencilla para el espectador, porque no es una tarea nada fácil crear una obra coherente consigo misma y que practique distintos juegos a la vez. Cómo ser John Malkovich (Being John Malkovich) es un claro ejemplo de película que juega con varios géneros, que te absorbe en diferentes universos y que, para colmo, lo hace bien.

cómo ser john malkovich being john malkovich

Póster de Cómo ser John Malkovich

Para resumir el argumento, que es de lo más original jamás visto, digamos que Craig Schwartz (John Cusack), es un marionetista que está casado con Lotte (Cameron Diaz) y le falta un poco de motivación en la vida. Pero, un buen día, descubre un túnel por el que puede introducirse en la mente del famoso actor John Malkovich. bannermalkovich A priori, la premisa es un disparate y su guionista, Charlie Kaufman, no era el reconocido escritor que es ahora. Por eso, el proyecto fue dando vueltas y tumbos hasta que cayó en manos de Francis Ford Coppola, que se lo dio a Spike Jonze, y éste aceptó dirigirlo. Pero tuvieron que pasar por el mismo camino empedrado para conseguir productora y estudios. La gente de la industria no se atrevía a financiar una película así, y fueron varios los noes que recibieron.

cómo ser john malkovich being john malkovich

John Cusack, en un momento de la película

Sabiendo esto, lo más certero que se puede decir de Cómo ser John Malkovich es que fue una película valiente. Sí, fueron valientes los que apostaron y arriesgaron su dinero para financiar un proyecto de un guionista que, a su vez, fue valiente por escribir algo así de diferente. Y también fue valiente el director que se puso manos a la obra para transmitir tan acertadamente todo lo que ese guión proponía. Y, por supuesto, el más valiente fue John Malkovich al participar en una película en la que tenía que interpretar una versión de sí mismo en un papel que no es un cameo, sino que es protagónico. Y, como él mismo dijo, su nombre no iba a salir en el cartel encima del título, sino que iba a estar en el mismo título. Con gente tan talentosa delante y detrás de la cámara, no es extraño que saliera una película tan redonda y completa. Hay drama, hay momentos de intriga, hay humor blanco y negro, hay coreografías y hay un mundo surrealista de los que nos gustaría descubrir alguna vez. En fin, que no es apta para abuelas ni para los que sólo quieren películas palomiteras. O tal vez sí, porque así descubrirán que el cine ofrece todas las posibilidades que la imaginación propone. Incluso cosas tan raras como si te inquieta saber cómo ser John Malkovich.

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!