cuenta conmigo
cuenta conmigo

Cuando uno habla de películas de los 80, Cuenta conmigo (Stand by me) es un must. Es obligatorio tenerla siempre en mente, es importante no olvidarla nunca y es muy recomendable saber por qué es una de las películas más representativas de una década que ha significado tanto para muchos de los críticos y cinéfilos actuales.

Cuenta conmigo es una película especial, de un modo superior, mucho más potente a largo plazo que cualquiera de las películas de su época que puedas pensar. Jóvenes adolescentes, aventuras, ligera acción, ligero terror… sí, hay muchas así, pero Cuenta conmigo llega más lejos. ¿Quieres saber por qué? Aquí te lo cuento.

cuenta conmigo

Sinopsis de Cuenta conmigo

Gordie Lachance (Richard Dreyfuss) es un escritor que, tras la muerte de uno de sus amigos de la infancia, comienza a recordar uno de los momentos más importantes de su niñez. Un Gordie de doce años (Will Wheaton) está pasando por un momento delicado de su más tierna adolescencia. Tras la trágica muerte de su hermano mayor (John Cusack), no se siente valorado por sus padres, y esto hace que sienta un gran vacío en su madurez.

Algo similar le sucede a cada uno de sus amigos; Chris Chambers (River Phoenix), Teddy Duchamp (Corey Feldman) y Vern Tessio (Jerry O’Connell) también tienen sus problemas particulares. Al primero, todo el mundo le tiene como un criminal en potencia, debido a los antecedentes que hay en su familia. Por su parte, el padre de Teddy es un alcohólico que ha maltratado constantemente a su hijo, a lo que este responde con una actitud temeraria ante la vida. Por último, Vern padece sobrepeso, lo cual afecta a su carácter y le convierte en un chaval bastante inseguro.

Pero un día, Vern escucha a su hermano mayor hablar del cadáver perdido de un chico, que se encuentra en el bosque, y deciden partir de viaje en su búsqueda. Un viaje que, además de enfrentarles a unos cuantos retos y situaciones delicadas, supone un antes y un después en sus vidas.

Una de las mejores adaptaciones de Stephen King

Cuenta conmigo es una de las múltiples adaptaciones que se han hecho de la obra literaria de Stephen King. Pero no es una más. A mi modo de ver, es una de las mejores, lo cual es destacable con la gran cantidad de obras audiovisuales que se han basado en sus textos.

La obra del escritor en la que se inspira Cuenta conmigo es El cuerpo (The Body), una novela corta que se incluyó en Las cuatro estaciones (Different Seasons), colección publicada en 1982, y que también incluye el relato titulado Rita Hayworth y la redención de Shawshank (Rita Hayworth and Shawshank Redemption), que supuso otra maravillosa adaptación a la gran pantalla, titulada Cadena perpetua (The Shawshank Redemption. Frank Darabont, 1994).

cuenta conmigo

Uno de los puntos que más llama la atención Cuenta conmigo es la cercanía de su tono. Se dice que este relato de King está inspirado en una experiencia real de su niñez, y tal vez esta sea la clave de que su narrativa resulte tan eficaz. Cuando alguien cuenta algo con proximidad y vinculación, resulta mucho más entrañable, mucho más creíble.

Pero también hay que agradecer a los guionistas, Bruce A. Evans y Raynold Gideon, así como al director, Rob Reiner, el acierto a la hora de trasladar todo a un lenguaje muy diferente, como lo es el cinematográfico.

La voz en off narrando, la presentación de la historia, el desarrollo del pequeño trayecto y del gran viaje… todo esto es algo con lo que cada uno de los espectadores, llegados a cierta edad, podemos sentirnos identificados. A todos nos gustaría contar así una parte o una anécdota de nuestra infancia y, haciendo memoria, es probable que muchos tengamos alguna historia equivalente en nuestro pasado.

La búsqueda de la muerte y el encuentro con la vida

Si hay algo en lo que Cuenta conmigo me parece una película lo suficientemente interesante es el modo en el que nos muestra el paso de la infancia a la adolescencia. Dicho de otro modo, ese primer paso hacia la madurez de unos críos que, después de este verano, no volverían a ser los mismos ni juntos ni por separado.

Si hay algo misterioso para todo el mundo, eso es la muerte. Más aún para unos críos a los que, a pesar de no haber tenido una infancia fácil, por unas razones u otras, aún carecen de la experiencia suficiente para haber visto un cuerpo inerte, representación terrenal de ese gran misterio de la vida.

Es durante la búsqueda de ese cuerpo muerto cuando van abriendo los ojos hacia lo que es la vida adulta. Se van dando cuenta de que, poco a poco, les llega lo inevitable y que se tienen que enfrentar a ello con sus mejores armas, por muchas dificultades o antecedentes que tengan.

cuenta conmigo

En esto, tal vez sea el personaje de Chris el que mejor lo encarna. Él, que se siente determinado por su familia, tiene ese complejo y ese reto por cumplir. Pero no es el único, sobre todo si pensamos en Gordie, que tiene que demostrarse a sí mismo que tiene un valor y una valía que ni en su casa son capaces de apreciar.

Lo que sin duda se demuestra es que Cuenta conmigo empieza con unos niños y termina con unos adolescentes que, con la curiosidad de encontrar un muerto, empiezan a sentir la dureza de la vida y a enfrentarse a ella.

Una dirección cómplice de Rob Reiner

La eficacia de Cuenta conmigo en su relación con el público, probablemente se deba a Rob Reiner. El modo en el que hace que los niños interactúen entre sí, y el modo en el que los muestra constantemente en esas escenas llenas de complicidad, travesuras y amagos de peleas es una condensación sublime de lo que puede ser un conjunto de veranos en poco más de una hora.

Pero funciona, porque a pesar de haber muchos detalles dulces, también se equilibra con momentos más duros, complicados, íntimos. Esos momentos son los que, en una amistad de doce años, marcan para el futuro, los que hacen que uno madure al lado de sus amigos y cultive una camaradería inquebrantable.

El reparto inmejorable de Cuenta conmigo

Después de tantos años, es sorprendente que cada uno de los personajes de esta película, sobre todo los de los cuatro amigos, permanezca de un modo tan nítido. Los personajes están bien construidos, de un modo bastante equilibrado, pero se podría decir que el gran acierto fue la elección del elenco. Es difícil imaginar a ninguno de los niños encarnado por otro actor.

Seguramente, el más popular de todos, hasta su prematura muerte, fue River Phoenix. Actor de tremendo talento que dejó unas cuantas muestras de su magnífico hacer, es el que más nos viene a la mente cuando hablamos de Cuenta conmigo, incluso aceptando que el auténtico protagonista fuera Gordie.

cuenta conmigo stand by me

Will Wheaton no ha tenido una carrera tan exitosa, aunque tampoco se puede decir que le fuera del todo mal. Sus participaciones en distintas entregas de Star Trek y, sobre todo, sus últimas apariciones en The Big Bang Theory, han reactivado su estatus en el mundo del cine y las series.

Corey Feldman venía de protagonizar la muy exitosa Los Goonies (The Goonies. Richard Donner, 1985), y tuvo algún papel relevante durante una época más efímera que prolongada. Por su parte, Jerry O’Conell también ha hecho una carrera más o menos seguida desde los años noventa, pero, igualmente, nunca a la altura de esta película.

Y es que, por más que nos pese, y salvo la excepción de River Phoenix, quien sí participó en alguna otra película notable, se puede decir que Cuenta conmigo fue la cumbre de la carrera de todos estos muchachos.

Un aspecto destacable en el reparto de Cuenta conmigo es la práctica ausencia de mujeres. Esto puede sonar extraño, sobre todo para aquellos que no han visto aún la película. Pero, al verla, todo se entiende mejor. La historia de Cuenta conmigo trata sobre niños que todavía no han dado el paso a la adolescencia y que siguen ensimismados en ellos y en sus amigos cercanos. Todavía no se han asomado a los sentimientos románticos y esto permite que, con toda naturalidad, las niñas, chicas y mujeres estén prácticamente ocultas a lo largo de toda la película.

Cuenta conmigo y la nostalgia planificada

La nostalgia es un sentimiento que funciona muy bien en el cine y en la televisión. A todos nos gusta recordar, a través de imágenes y sonidos, épocas pasadas y revivir momentos de nuestra infancia y adolescencia.

Es algo que hemos vivido muy intensamente en los últimos años con producciones juveniles como Stranger Things o Dark o en producciones más sobrias como The Americans o Chernobyl, inseparables de los años ochenta y que han tocado la fibra de los que crecimos en esa década tan vibrante.

Pero no es una técnica nueva. Al contrario, Reiner ya tiró de ella para acercarse a los años cincuenta, al igual que hicieron Regreso al futuro (Back to the Future. Robert Zemeckis, 1987) y Grease (Randal Kleiser, 1978), o como también haría Richard Linklater con Movida del 76 (Dazed and Confused, 1993).

La nostalgia vende y seguiremos viendo cómo muchas películas y series de televisión retornan dos o tres décadas al pasado para hacernos disfrutar de grandes momentos y recordar tiempos pasados que, tal vez, fueron mejores.

cuenta conmigo

Recepción y crítica de Cuenta conmigo

Cuenta conmigo tuvo una cálida recepción en la taquilla norteamericana. Pero no fue inmediata, ya que su primera semana en salas no consiguió una gran recaudación. Fue a lo largo del mes de agosto y las siguientes semanas cuando se confirmó como una de las películas imprescindibles de ese verano y cuando la taquilla reventó, multiplicando por seis los 8 millones de dólares que había costado.

En lo que se refiere a la crítica especializada, la gran mayoría de expertos tuvieron palabras positivas hacia ella, aunque no fue algo unánime. El debate se centró, tanto para lo bueno como para lo malo, en la intensidad nostálgica que Reiner otorgó a muchas de las escenas, mirando demasiado al público.

En lo que se refiere a reconocimientos oficiales, obtuvo una nominación a los Oscar por su guion, así como nominaciones a mejor director y película en los Globos de oro de ese año.

Pero, como suele suceder siempre, el mayor reconocimiento a Cuenta conmigo le ha llegado de la mano del tiempo, ese juez implacable que acaba poniendo a todos en su sitio. Aquí es donde nadie puede negar que Cuenta conmigo tiene un prestigio muy notable.

Apreciada por la gran mayoría de aficionados al cine en la actualidad, y habitualmente presente en listas y clasificaciones de mejores películas, Cuenta conmigo puede considerarse como una de las películas más representativas de su época y género.

Rob Reiner ha declarado que esta es su favorita entre todas las obras de su filmografía, y eso, además de una preferencia personal, indica que tiene que competir con otras películas tan maravillosas como This is Spinal Tap (1984), La princesa prometida (The Princess Bride, 1987), Misery (1990) o Cuando Harry encontró a Sally (When Harry Met Sally, 1989).

cuenta conmigo

No es el único invitado a la fiesta de los elogios de Cuenta conmigo. El mismo Stephen King afirmó en su día que esta había sido la primera adaptación exitosa de una de sus obras y, en una entrevista concedida al Chicago Tribune en 1986, llegó a decir que era lo mejor que se había filmado a partir de un escrito suyo.

Aunque mi opinión no sea ni mucho menos relevante, sobre todo en comparación con la de tantos críticos y cineastas que la han elogiado previamente, yo también me posiciono como firme defensor de Cuenta conmigo. No suele faltar entre mis recomendaciones más personales y, por suerte, suelo recibir respuestas positivas.

Si ya has visto Cuenta conmigo y quieres debatir algún aspecto que se me haya quedado en el tintero o con el que no estés de acuerdo, espero todas tus notas en la sección de comentarios. También puedes seguirme en mi cuenta de Twitter, donde suelo departir de un modo más fluido acerca de las películas que he visto y quiero ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This