desafio total recall 1990
desafio total recall 1990

Desafío total es un claro ejemplo de que, en esto del cine, no se pueden hacer apuestas ni previsiones. Y esto lo digo porque una película que se estrena como la más cara realizada hasta el momento en Hollywood, con una grandísima estrella como era Arnold Scharwzenegger, y otros grandes nombres, y con Paul Verhoeven como director, tiene toda la pinta de que va a ser un blockbuster y, luego, una cinta más en el recuerdo de la gente aficionada al cine comercial.

desafio total recall 1990Casos como el descrito hay muchos, y unos cuantos incluso dejando a los títulos e caída libre según pasan los años, perdiendo prestigio, perdiendo valoración e, incluso, suponiendo un tachón en el currículo de algunos actores y directores.

Pero Desafío total ha logrado colarse, como muchas de las cintas dirigidas por Verhoeven, en ese ámbito de culto cinéfilo, a pesar de que su look haya quedado un poco anticuado, que su actor protagonista sea uno de los más criticados por su falta de talento interpretativo, y de que supuso un grandísimo negocio para sus productores.

Lo que más se destacó en su momento, y que fue lo que más reconocimientos le dio, fueron los aspectos visuales, y unos efectos especiales que fueron de los últimos en no ser generados por métodos informáticos. En cambio, a la historia se le tachó de floja, de excesivamente violenta y con unos personajes tirando a pobres.

desafio total recall 1990

Hoy en día, Desafío total supone un título de admiración para muchos de los que la disfrutamos en su momento porque, por alguna razón, sigue manteniendo ese encanto, ese atractivo y ese divertimento de manera muy fresca, como así lo hace el relato de Philip K. Dick en el que se basa. Nos sigue gustando mucho la Sharon Stone que empezaba a ser famosa, nos sigue fascinando la posibilidad de irse de vacaciones a cualquier sitio sin haber estado allí o, incluso, nos sigue provocando pestañeos la chica que abre su camisa y nos muestra tres pechos, tres, ocasionados por la contaminación marciana.

Y qué decir de la música compuesta por Jerry Goldsmith, que, aunque sea también por relacionarla con los partidos de fútbol del plus, es una de las obras musicales más significativas en lo que a esto de las películas se refiere.

Y tan bueno es el recuerdo que, desgraciadamente, los avispados productores decidieron hace unos pocos años que era el momento de realizar un remake, como suelo decir, completamente innecesario, y que supuso un gran fiasco. Cómo no, esto ayudó incluso más al original de 1990 a seguir escalando puestos en las preferencias nostálgicas de muchos cinéfilos, y a Schwarzenegger a permanecer en nuestras retinas mientras lucha por encontrarse a sí mismo en Marte.

 

Posts relacionados

5 Comments

  1. La tengo pendiente de ver, y más aún después de leer tu crítica que me la ha recordado y me han entrado ganas de verla. Saludos.

  2. Leolux dice:

    Certamente el ramke no le llega ni a la suela de los zapatos.
    La orginal tiene ese sabor de efetos especiales artesanos, además ese cometario de que los persoajes rallan la pobreza creo que es lo que ambienta la película. Demasiado acostumbrados estamos a que los protas vivan en grandes mansiones y desayunen tortitas cada mañana.
    Para muestra un botón: le puse las dos pelis a mi hijo de 11 años, todavía no las conocía. La primera le impactó y de vez en cuando la vuelve a ver. Por el cotrario, el remake le aburrió un poco y no ha vuelto a preguntar por él.
    Hay que reconocerlo, inexpresivo y tal vez sin muchos dotes interpretativos, pero Arnold tená algo que te hacía apoyarle en todo, que te caía bien y te asociabas a su causa.
    Un tío majo!

    • pelicultista dice:

      Pues sí, tienes toda la razón, Leolux! Has dado en el clavo al definir el remake como inexpresivo, y lo de los críos es como la prueba del algodón!
      Gracias por el comentario!

  3. Leolux dice:

    Disculpad mis errores ortográficos pero han comenzado a fallarme varias teclas del portatil.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!