El cine siempre ha tenido muy presentes las historias de culpables e inocentes, consecuencias de conflictos no resueltos y causa de enfrentamientos por las buenas o por las malas. Y, para qué negarlo, siempre es atractivo ver como esos conflictos por las malas, porque es lo que no solemos ver en la vida real y a todos nos puede el morbo de ver en la ficción lo que no nos gustaría que sucediera en la acera de enfrente.

Pero también hay muchas películas en las que nuestros protagonistas resuelven los conflictos, voluntaria o involuntariamente, delante de un juez y con abogados a favor y en contra. Suelen ser otro tipo de películas, con una historia más pensada para la profundidad de los personajes y de los diálogos e, incluso, para los grandes giros en el guión.

Y en éstas nos queremos centrar, porque las ha habido, las hay y las seguirá habiendo, y constituyen un subgénero muy asentado y con muchos aficionados. Y, aunque sean centenares los títulos que se puedan identificar con los dramas judiciales, como sucede con todo, sólo algunas alcanzan la categoría de obras maestras.

Por si sois grandes aficionados, iniciados aplicados o, simplemente, he despertado vuestra curiosidad, os dejo aquí un listado de diez películas judiciales que deberíais ver.

1.- Doce hombres sin piedad (Twelve Angry Men. Sidney Lumet. 1957)

Sin grandes historias y guiones es imposible hacer una obra maestra. Y esta historia es tan buena que ha dado muchas versiones magistrales, pero ésta es la más famosa, con Henry Fonda a la cabeza. Imprescindible para cualquier amante del género y del cine en general.

2.- Testigo de cargo (Witness for the ProsecutionBilly Wilder. 1957)

Una historia que salió de la mente de Agatha Christie y que Billy Wilder puso en imágenes con actores tan brillantes como Tyrone Power, Marlene Dietrich y Charles Laughton. Es de las que uno termina de ver, se levanta y aplaude.

3.- Matar a un ruiseñor (To Kill a Mockingbird. Robert Mulligan. 1962)

Gregory Peck consigue con este papel uno de los mejores personajes de la historia del cine. Atticus Finch es un hombre respetado en la ficción, y admirado por los espectadores. Pocas veces veremos a un personaje tan bien descrito e interpretado.

4.- En el nombre del padre (In the Name of the Father. Jim Sheridan. 1993)

Con el conflicto irlandés de fondo y basada en hechos reales, esta película adquirió gran relevancia a principios de los noventa. Daniel Day-Lewis y Pete Postlethwaite están geniales, para variar.

5.- Vencedores o vencidos (Judgement at Nuremberg. Stanley Kramer. 1961)

Los juicios de Nuremberg estaban relativamente recientes, pero esta película se atrevió y lo abordó con la sensatez y la valentía necesarias. Spencer Tracy, Burt Lancaster y Maximilian Schell lo dan todo en una historia que es toda una lección de eso: historia.

https://www.youtube.com/watch?v=7rVuEgFL9WU

6.- Anatomía de un asesinato (Anatomy of a Murder. Otto Preminger. 1959)

Todo un clásico dentro del mundo de los dramas judiciales, que se expone incluso en facultades de derecho y otros estudios legales. De nuevo, tenemos a un gran actor, como James Stewart, haciendo un papel memorable, que le da un punto extra a la película.

https://www.youtube.com/watch?v=IAVLvGP25uQ

7.- La herencia del viento (Inherit the Wind. Stanley Kramer. 1960)

Inspirada en hechos reales acontecidos unos cuantos años antes en Estados Unidos, esta película sobre la enseñanza de la teoría de la evolución darwiniana levantó ampollas cuando su estreno y, seguramente, hay sectores de la sociedad americana que seguirán protestando y pidiendo su censura. Pero nosotros nos quedamos con la grandeza cinematográfica que nos regala.

8.- El sargento negro (Sergeant Rutledge. John Ford. 1960)

A pesar de que no es una de las películas más reconocidas de John Ford, sigue manteniendo ese gran nivel que sólo los mejores directores brindan a sus espectadores. Aquí nos trae un consejo de guerra en el que el racismo se muestra como el asunto de trasfondo.

9.- Veredicto final (The Verdict. Sidney Lumet. 1982)

La historia de un abogado en decadencia interpretado por Paul Newman, y de su tenacidad a la hora de resolver un caso prácticamente olvidado que le ayude a sentirse de nuevo lo que es. Estuvo cerca de ganar varios Oscars, entre ellos a mejor película, mejor director y mejor actor.

10.- Las dos caras de la verdad (Primal Fear. Gregory Hoblit. 1996)

Richard Gere haciendo de abogado y los comienzos de Edward Norton en la actuación, como un joven acusado de asesinar al arzobispo de Chicago. Una trama sin demasiadas complicaciones y un papelazo de Norton aúpan a esta película como una de las referencias del género en la década de los noventa.

https://www.youtube.com/watch?v=A9i0Z9X7lrU

 

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!