el dia de los tramposos there was a crooked man
el dia de los tramposos there was a crooked man

El día de los tramposos (There was a crooked man) es un western de esos que han pasado desapercibidos. No para el cinéfilo especializado, pero sí para el público general.

Dirigida por Joseph L. Mankiewicz en 1970, tal vez llegaba un poco tarde a la época más esplendorosa del género pero, del mismo modo, se puede asegurar que no habría funcionado de haberse hecho diez años antes.

el dia de los tramposos there was a crooked man poster

El día de los tramposos no es un western típico. De hecho, también se le puede clasificar como un film carcelario, porque en el fondo, gran parte de la película se desarrolla dentro de una prisión, y con el clásico objetivo de fugarse en busca del botín escondido. Pero el tono general de la película no gira en torno al drama, sino más al de la comedia y la picaresca, con un genial Kirk Douglas como Paris Pitman, líder de los estafadores apresados, enfrentándose al más serio Woodward Lopeman (Henry Fonda) como alcaide de la prisión.

Y es este duelo, entre picaresca y rectitud, el que marca todo el juego de El día de los tramposos, bien planteado desde el guión, que nos va llevando por situaciones ingeniosas y, a la vez, simpáticas, y también con dos personajes bien estructurados cuya virtud principal es la inteligencia, lo que hace este enfrentamiento sorprendente si lo que estamos esperando es un duelo entre los más rápidos con el revólver, más típico de una película ambientada en el oeste.

el dia de los tramposos there was a crooked man

Basarse en el ingenio intelectual conlleva, en este caso, un guión bien afinado para ir agradando y sorprendiendo al espectador según avanza la película. Si bien el comienzo de la misma es espectacular en cuanto al ritmo de narración y presentación de los personajes, el resto va manteniendo el listón alto, con unos giros que, sin ser tramposos como sus personajes porque mantienen la verosimilitud y la coherencia de los mismos, nos siguen teniendo con el vilo suficiente como para estar alerta y ver cuál es lo siguiente que nos toca.

el dia de los tramposos there was a crooked man

Es una pena que no sea una película demasiado conocida, a pesar de estar dirigida y protagonizada por gente de primer nivel. Tal vez, por lo que comentaba al principio, sea por llegar a destiempo a un género que estaba muriendo y, a su vez, jugar con tonos atípicos. Pero por esa razón precisamente merece un hueco en la memoria cinéfila de los que agradecemos descubrir pequeñas joyas y, también, de reivindicarlas para que más gente pueda disfrutar de ellas.

 

1 Comment

  1. Michael dice:

    Una de mis películas favoritas de todos los tiempos, ¡un placer leer la reseña por aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!