el furor del dragon
el furor del dragon

El cine de artes marciales siempre ha tenido su público, y también su culto. Desde las películas producidas en Hong Kong desde los años sesenta, hasta las mucho más espectaculares visualmente, aunque también con muchísimos más medios, que se estrenan frecuentemente, siempre hay espectadores que las disfrutan, o incluso directores que las homenajean.

el furor del dragon the way of the dragon posterY también hay grandes estrellas especializadas en este género, y que apenas pisan por otros lares, como Jackie Chan o Jet Li. Pero, sin duda, una de las figuras pioneras y mayor mito del cine de lucha es Bruce Lee, sobre todo debido a lo prematuro de su muerte y, en consecuencia, escaso de su filmografía.

Cualquiera de sus cuatro películas como protagonista puede merecer el estatus de culto por los característicos y carismáticos mamporros que atizaba, aunque las tramas no fueran demasiado complejas. Pero hay que recordar que Bruce Lee no era un simple luchador, sino que sus ambiciones artísticas iban más allá, y también escribió y dirigió una película: El furor del dragón (Meng long guo jiang o The Way of The Dragon).

el furor del dragon

En esta ocasión, el bueno de Tang Lung (Lee), viaja desde Hong Kong hasta Roma, para visitar a unos familiares que regentan un restaurante de comida china en los alrededores del Coliseo. Aunque al principio parece tan perdido como Paco Martínez Soria en La ciudad no es para mí, pronto tiene que sacar eso que da título a la película, el furor del dragón, de lo más profundo de sus músculos, para revelarse contra los mafiosos que extorsionan a su familia.

el furor del dragon

La trama no es demasiado compleja, ni el guión en general. Pero el hecho de ver a Bruce Lee desenvolviéndose en un país europeo llama la atención, y los golpes y grititos tan característicos siempre entretienen e, incluso, provocan una sonrisa. Pero, sin duda, el momento glorioso de El furor del dragón viene en la pelea final, en el Coliseo de Roma, contra el grandísimo y sólo esta vez vencido Chuck Norris. Una de las mejores peleas de Bruce en el cine, contra un actor y luchador que, por entonces, estaba empezando a adquirir fama, y en un escenario tan único.

Sólo por esto, creo que no es necesario explicar el carácter de culto que tiene este título. A disfrutarlo por enésima vez.

2 Comments

  1. Hay que ser muy grande para tirarse más de un minuto calentando sin perder la atención de la audiencia. Algo que se le perdona a Bruce Lee porque sabes que lo que sigue será espectacular. ¡Gran película!

    • pelicultista dice:

      Y, además, intercalar los golpes con imágenes de un gatito pequeño y que quede bien!
      Muchas gracias por tu comentario, Carlos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!