el tercer hombre

El tercer hombre

el tercer hombre

El tercer hombre (The Third Man) es una película dirigida por Carol Reed en 1949, y protagonizada por Joseph Cotten y Orson Welles, en lo que sería el comienzo de una carrera cinematográfica alejada de Hollywood y centrada en las producciones europeas.

el tercer hombre poster

El guión de la película está escrito por Graham Greene, como resultado de adaptar una novela homónima también escrita por él. Aunque, a diferencia de otros casos, el proyecto inicial era el de la película, y Greene prefirió escribir la trama en forma de novela, ya que lo consideraba más fácil. El libro, aunque considerado inferior por su propio autor, también se ha convertido en un clásico de la literatura negra, como lo es la película en su respectivo género.

Holly Martins (Cotten) es un escritor de tercera que sobrevive con sus novelas baratas. Uno de sus mejores amigos, Harry Lime (Welles), le ofrece un trabajo en la Viena de la posguerra, donde él vive y donde parece que pueden hacer buenos negocios. Pero, al llegar a Viena, Holly descubre que Harry acaba de morir atropellado por un coche, aunque las circunstancias de su muerte parecen un poco confusas.

A partir de aquí, empieza una interesante historia de asuntos turbios y subsuelos, en el sentido literal de la palabra, con los que Holly va descubriendo aspectos que desconocía de su amigo Harry.

La fotografía en blanco y negro, una de las más logradas en la historia del cine clásico, se ajusta a la perfección en esa Viena triste de los años 40, sobre todo en los escenarios por los que se mueven los personajes, en la mayoría de ocasiones escondites oscuros que nos llevan a estar presentes allí, con ellos, con la sensación de ser espiados, estar espiando, escapar, o ser descubiertos. Y, cuando somos nosotros los que, con Holly, vamos descubriendo cosas, se nos va iluminando poco a poco la escena, como cuando se ilumina el rostro de Harry, en lo que es el inicio de una de las mejores interpretaciones de Orson Welles, si no la mejor.

el tercer hombre

Y, por si fuera poco lo que llevamos hasta ahora, añádanle una cítara sonando de la mano de Anton Karas, con la que es una de las mejores músicas que jamás han sonado en la gran pantalla. Sólo por esto, la película ya merece un puesto privilegiado en las videotecas más selectas. No en vano, fueron cientos de miles los discos vendidos con esta canción en sólo unos meses en Inglaterra, país donde la película obtuvo un gran éxito en taquilla. También fue grande su éxito en Estados Unidos, aunque más de crítica que de taquilla.

Aún así, el prestigio de El tercer hombre se ha mantenido entre los aficionados y los expertos. Y no es probable que cambie porque esto es lo que tienen las grandes películas: se mantienen en el tiempo mirando desde arriba lo que va llegando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!