el verano de kikujiro

El verano de Kikujiro

el verano de kikujiro

Cuando uno se plantea ver una película de Takeshi Kitano, lo primero que piensa es que va a tener unas mínimas dosis de acción y violencia. Con El verano de Kikujiro (Kikujiro No Natsu) no. Aquí, lo que predomina son sentimientos mucho más emotivos y unos personajes que transmiten cercanía, cariño y sensibilidad.

Estrenada en 1999, El verano de Kikujiro supuso un cambio radical dentro de la filmografía de Kitano y pilló a contrapié a muchos de sus seguidores. Pero eso no quita que la gran mayoría supiera apreciar lo que tenía delante de sus ojos. Kitano es un talento cinematográfico andante y, aquí, demuestra una vez más que es capaz de brillar en prácticamente cualquier registro y género.

el verano de kikujiro

Qué pasa durante El verano de Kikujiro

Masao es un niño introvertido que vive con su abuela. El pequeño no vive con su madre desde que ésta se cambió de ciudad por temas de trabajo, y el niño está empeñado en que, en verano, quiere ir a verla.

El problema es que la abuela no puede llevarle, porque tiene que trabajar, y es un matrimonio amigo suyo el que se ofrece a cuidar del pequeño durante este tiempo y, en concreto el marido, llevar a Masao hasta la casa donde vive su madre.

El nombre de este señor es Kikujiro y lo que de verdad hace a la película avanzar es su extraña personalidad y que, en realidad, ni sabe cómo interactuar con niños ni tampoco sabe cómo cuidar de una criatura tan inocente y sensible como Masao.

Así, El verano de Kikujiro transcurre con estos dos personajes de camino a la ciudad donde vive la madre de Masao. Pero no es un viaje normal. Son dos personas que no saben cómo interactuar la una con la otra y, además, se van encontrando en situaciones bastante peculiares, hasta llegar a su destino final.

La relación entre Kikujiro y Masao

Hay muchas películas que basan su eficacia en la química entre los personajes principales. Esto, en las comedias puede resultar mucho más evidente, tanto si son comedias románticas con dos personas cortejándose como si hablamos de buddy movies, más de acción.

Son dos ejemplos no limitantes, y El verano de Kikujiro no se adscribe a ninguna de las dos. De hecho, aunque son muchos los aspectos que pueden llevarnos a sentir que ésta es una comedia, también tiene toques muy intensos que nos acercan más al drama.

kikujiro 3 1 1

Pero, de nuevo, es la relación conflictiva la que nos mantiene atentos para ver cómo se va resolviendo y si entre los dos son capaces de llegar a su objetivo. Este término no es para definir que haya una lucha entre ambos, sino que hay unas diferencias de entendimiento que son las que provocan muchas de las situaciones cómicas y algunas de las más intensas de la película.

Es verdaderamente original este planteamiento que hace Kitano aquí. Artífice del guion, supo deslizar suavemente la personalidad de cada uno y, especialmente, el pasado del personaje al que encarna, Kikujiro. Para no caer en spoilers, no desvelaré nada más, pero sí recomiendo atención a algunos de estos momentos tan impactantes y únicos.

Una joyita en la filmografía de Takeshi Kitano

El cine de Kitano se dio a conocer, y sigue siendo conocido principalmente, por sus películas de acción y violencia con presencia de gánsteres, yakuza o, como en el caso de Zatoichi, samuráis.

Criticado por mucha gente debido al exceso de violencia de sus filmes, algo que suele suceder con todos aquellos que exploran este tipo de historias, Kitano demostró con El verano de Kikujiro que podía atacar también otros temas mucho más profundos, y delicados especialmente dentro de la sociedad japonesa.

Una sociedad cuyas costumbres y valores son, en ocasiones, poco entendidas en Occidente y que Kitano intenta expresar aquí de un modo más universal, a través de los sentimientos interiores de ambos protagonistas.

el verano de kikujiro

Recepción y crítica de El verano de Kikujiro

Al ser una película tan alejada de los tópicos del cine de Kitano, para mucha gente supuso una decepción. No fueron pocos los críticos y espectadores que no conectaron con la temática ni con el ritmo de una película en la que cuesta entrar.

Esas distancias entre las costumbres niponas y las occidentales pueden dificultar el acceso a lo que luego sí emociona de la película, que no es otra cosa que la relación entre Masao y Kikujiro. Es lo que más evoluciona desde el principio hasta el final y lo que, a pesar de los sentimientos encontrados que van dejando en el espectador, queda con más poso.

Actualmente, sigue siendo una película valorada por gran parte del público, pero también poco apreciada por aquellos que, o bien esperaban algo más potente y directo o, sin más rodeos, no le vieron la gracia.

Para mí, El verano de Kikujiro es una de las películas más bonitas de Takeshi Kitano y de las más sorprendentes en cuanto al modo en que trata las relaciones entre un adulto y un niño que no consiguen adaptarse a la sociedad, pero sí consiguen entenderse mutuamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This