frenesi frenzy
frenesi frenzy

Frenesí (Frenzy) es una película inglesa, dirigida por Alfred Hitchcock en 1972, y protagonizada por Jon Finch, Barry Foster, Anna Massey y Barbara Leigh-Hunt.

frenesi frenzy posterEsta película supuso la vuelta a casa de Hitchcock tras más de cuatro décadas en Hollywood y más de veinte años sin rodar en Inglaterra. Y, aunque aquí no contara con un presupuesto y un poder productivo tan grande como tenía más allá del Atlántico, y tampoco hubiera ninguna gran estrella en el reparto, al maestro del suspense demostró que, a pesar de los años, aún era capaz de mantener en vilo al espectador basándose sólo en el ritmo de las imágenes y en la intriga de la resolución. Porque, no nos olvidemos, aquí, como en muchas otras, ya se sabe quién es el malo de la película desde muy pronto, pero eso no impide que suframos como espectadores casi tan intensamente como el protagonista lo hace dentro del film.

En el Londres de principios de los setenta, una serie de crímenes cometidos por “el asesino de la corbata” tienen en jaque a la policía. Nadie sabe quién puede estar detrás de esos macabros asesinatos en los que las víctimas son siempre mujeres estranguladas y, aunque menos sangriento, esto parece recordar lejanamente lo acontecido un siglo antes con Jack el destripador.

A su vez, Richard Blaney (Finch), un camarero con pinta de tirado, pierde su trabajo y, sin saber a dónde ir, visita a su amigo Robert (Foster) y, después, a su ex mujer Brenda (Leigh-Hunt). La fatalidad hace que, al día siguiente, Brenda muera a manos del asesino de la corbata y Richard sea acusado de esta muerte.

frenesi frenzy

Es aquí donde comienza el Frenesí, donde un Richard que, aunque no sea un santo, es inocente, carga con las culpas que un psicópata merecería llevar a cuestas. Y aquí es, también, donde un Hitchcock distinto en la apariencia, tal vez por el retorno al hogar, pero similar en la esencia al que tantos éxitos firmó en Hollywood, convierte al espectador en un compañero de sufrimientos de Richard. En esto, hay que reconocerlo, nadie le ha conseguido igualar, y aunque esta película se suponga menor en la filmografía del orondo director, sigue estando muy por encima de la media de títulos del género.

Frenesí costó poco dinero y lo rentabilizó bien. De los dos millones de dólares presupuestados, se estima un retorno seis veces superior, lo cual no está nada mal para no haber tenido en su reparto a ningún primer espada de la época.

frenesi frenzy

Como nota curiosa, hay que decir que ésta fue la única película de Hitchcock calificada para mayores de 18 años, tal vez debido a los desnudos que en ella aparecen y que solían ser sutilmente omitidos en sus anteriores obras.

En conclusión, una película que, tal vez por ser de Hitchcock no sea tan conocida, ya que es nombrar ese apellido y que lo primero que salgan sean otros ocho o diez títulos memorables. Pero, también por ser de Hitchcock tenemos una especie de sello de garantía de calidad. Y es que, sin ser su mejor obra, ni ser una obra maestra, es una película mucho más que digna, que complacerá a los aficionados al género del suspense y, también, a los incondicionales del director.

frenesi frenzy

Posts relacionados

2 Comments

  1. androb78 dice:

    Buen post.
    Yo la vi hace poco y me sorprendió que, siendo en esencia tan fiel a gran parte de su filmografía, sea a la vez tan distinta, tan bizarra.
    En ella Hitchcock retoma muchas de sus constantes -la principal, claro, el falso culpable- y su característico y macabro sentido del humor, pero además de llevar éste al límite de lo grotesco -esa secuencia en la trasera de una camioneta, planteada casi como un slapstick, o la expresión de las víctimas con las que ilustras el artículo-, contrae la estilización de sus grandes clásicos para dar paso a una puesta en escena mucho más sucia que en cierta manera enlaza con el discípulo De Palma.
    Estoy contigo. No es redonda pero sí muy disfrutable.

    • pelicultista dice:

      Muchas gracias, Androb. En efecto, lo que apuntas es así, y lo resumes bien en tu última frase ya que, sin ser redonda, ni la mejor de Hitchcock, es muy disfrutable y sigue manteniendo muchos elementos característicos de su filmografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!