la parada de los monstruos freaks

La parada de los monstruos (Freaks)

la parada de los monstruos freaks

La parada de los monstruos (Freaks) es una película que, como su nombre original indica, trata sobre gente anormal o marginal. Estrenada en 1932, en su día sólo fue entendida por un público mínimo, y hasta los años sesenta nadie se preocupó de la belleza que emanaba de sus imágenes. La incomprensión que sufrió dentro de la industria cinematográfica llegó a tales extremos que su exhibición fue prohibida en el Reino Unido y su director, el hasta entonces exitoso Tod Browning, cayó en un absoluto desprecio, con el consiguiente declive de su exitosa carrera tras la cámara.

parada de los monstruos freaks

Póster de la película

Conocedor del mundo del circo, donde había trabajado de joven, Browning quiso poner en pantalla lo que era ese mundo, inimaginable en nuestro tiempo. Los circos de ahora muestran algún animal salvaje, payasos y magos e incluso equilibristas medianamente hábiles. Pero esto no era así hace unas cuantas décadas. Allí se exhibía, cual museo de la anormalidad, a todos aquellos que sufrían deformidades o habilidades extrañas, y la gente acudía más para aterrorizarse que para divertirse. El mérito de La parada de los monstruos fue mostrar, por primera vez, que esta gente eran personas normales, y que los considerados normales podían tener un lado peor que el de los freaks. la parada de los monstruos freaks Browning utilizó a muchos conocidos suyos como personajes de la película, y todo se rodó de una manera bastante natural. Pero estaba claro que no iba a ser una película fácil. Varios de los trabajadores de la obra dimitieron durante el rodaje, al no comprender lo que paradabannerpretendía el valiente director. Desgraciadamente, muchas de las escenas de la película se han perdido para siempre, ya que los recortes sobre el montaje hicieron que se desecharan y no se conservaran copias de los negativos. Incluso se dice que se eliminó el logo de MGM de las copias distribuidas, para que nadie identificara a la película con unos estudios que solían producir otro tipo de filmes. la parada de los monstruos freaks Vista con la perspectiva que dan ocho décadas, se puede decir que, a pesar de ser una película tan vieja, es una película hermosa, extraña y muy adelantada a su tiempo. Y ahora no escandaliza como lo hizo entonces, porque el público ya es lo suficientemente maduro como para entenderla con plenos sentido y sentimiento. Tal vez siga siendo desconocida para el público general, pero su visionado aún es un ejercicio más que interesante para los cinéfilos y, sobre todo, para los pelicultistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This