Olvídate de mí Eternal Sunshine of the Spotless Mind

Olvídate de mí (Eternal Sunshine of the Spotless Mind)

Olvídate de mí Eternal Sunshine of the Spotless Mind

En momentos como el día de los enamorados, al hablar de cine siempre salen a resurgir películas pastelosas o ñoñas que, aunque sean típicas, al final sólo suelen gustar a las chicas más románticas, pero no tanto a los chicos. Y se supone que San Valentín tendría que ser válido tanto para hombres como para mujeres, ¿no?

El Pelicultista ha pensado que, para ser solidario también con los hombres que no son fans de Noas y semejantes, y sin discriminar a las féminas a las que desde aquí tanto apreciamos, cabría la posibilidad de hablar de un título válido para todos los géneros y que, además, sea una peliculta: Olvídate de mí, de Michael Gondry.

Eternal sunshine of the spotless mind olvidate de mi

Poster de la película

Aunque el título parezca un poco tonto y, para colmo, en su día se olvidatebanneranunciara como “la última comedia de Jim Carrey”, Olvídate de mí no es una película romántica al uso, ni tampoco una comedia habitual. Para empezar a situarnos, su título original es Eternal Sunshine of the Spotless Mind, lo que vendría a significar algo así como “El eterno resplandor de la mente vacía”. Esto ya nos da una idea de que la historia no va a tener un tono convencional, sino que se va a caracterizar por su humor desenfadado, su desfachatez y su originalidad en cuanto a la parte dramática. Hay que decir que no es un título fácil para un espectador acomodado, porque sorprende, innova y es distinto. Por eso le dieron el Óscar al mejor guión a su escritor, Charlie Kaufman, aunque ya se lo merecía desde tiempo antes.

La historia es tan distinta y tan elaborada que es fácil verla y entenderla, y es complicado explicarla sin destripar aspectos claves del argumento. Joel (Jim Carrey) conoce en un tren a Clementine (Kate Winslet), y comienzan una relación. Pero no es la primera vez que se ven, aunque no lo sepan. Ambos se han sometido a un tratamiento en el que les borran una parte de su vida que desean olvidar. A partir de aquí, todo el tomate, que no es poco.

Sin pretender decir más sobre el argumento, merece la pena destacar también la presencia de otros actores como Elijah Wood, Kirsten Dunst, Mark Ruffalo o David Cross. Todos ellos encajan a la perfección en un film con un humor alternativo, con tonos dramáticos, sobre una historia que para nada encaja en el cine típicamente comercial.

eternal sunshine of the spotless mind olvidate de mi jim carrey mark ruffalo kirsten dunst

Mark Ruffalo, Jim Carrey y Kirsten Dunst

Pero, en el fondo, la película trata sobre el amor, sobre los sentimientos, y sobre cómo peleamos a veces por reprimirlos, olvidarlos, o superarlos. Olvídate de mí es una joya que ha pasado más desapercibida de lo que debería, pero que a diez años de su estreno ya es considerada una obra de culto. Y lo será mucho más.

Posts relacionados

4 Comments

  1. JP dice:

    Simplemente deliciosa

  2. Jam T. dice:

    Excellent post about one of my favorite movies. Greetings from New York City!

  3. […] priori, la premisa es un disparate y su guionista, Charlie Kaufman, no era el reconocido escritor que es ahora. Por eso, el proyecto fue dando vueltas y tumbos hasta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!