peliculas de sam peckinpah

Las películas de Sam Peckinpah que te engancharán a su cine

peliculas de sam peckinpah

Sam Peckinpah fue uno de esos directores igual de geniales que de incontrolables. Su cine resultó rompedor en su época, ya que decidió no respetar los cánones por los que se regían los géneros y decidió llevar un paso más allá las emociones y las sensaciones sufridas por el espectador. Nadie que haya visto las películas de Sam Peckinpah se ha quedado impasible, porque la fuerza con la que este director cargaba sus imágenes y sus escenas es algo que todavía hoy impacta.

Incomprendido por muchos y ahora reverenciado por más, se puede decir que su obra tiene un hueco entre los cinéfilos más exigentes. De hecho, gran parte del cine que se ha venido haciendo en las últimas décadas se puede considerar deudor de alguna de las propuestas de Peckinpah.

Si todavía no has tenido la oportunidad de adentrarte en sus trabajos o quieres saber cuáles son las películas de Sam Peckinpah que más te pueden ayudar a conocerle, sigue leyendo. Vamos a dar una pequeña vuelta a su filmografía más relevante. Pero te avisamos de que, si empiezas a ver alguna de estas películas de Peckinpah, corres el riesgo de engancharte a su cine sin remedio.

Duelo en la alta sierra (Ride the High Country, 1962)

peliculas de sam peckinpah

La primera película de Sam Peckinpah que recomendamos aquí puede que sea también el primer proyecto serio en el que se sumergió. O, dicho de otro modo, el primer proyecto que se tomó realmente en serio, después de una serie de trabajos televisivos y un western sin gracia protagonizado por Maureen O’Hara en 1961.

Duelo en la alta sierra, que parece ya tan alejada en el tiempo, no resulta tan impactante como sí lo serían otras películas del género posteriores. Pero sí que contiene muchos aspectos que se podrían considerar propios del cine de Peckinpah.

Protagonizada por Randolph Scott y Joel McCrea, nos cuenta la historia de dos viejos amigos que se encuentran y se comprometen a realizar un trabajo juntos. Grandes interpretaciones y grandes momentos. Muy, muy recomendable, tanto para los amantes de Peckinpah como para los del género western.

Mayor Dundee (Major Dundee, 1965)

Aunque no está a la altura de las mejores películas de Peckinpah, sigue siendo una obra muy destacada. Pero es que no todas pueden alcanzar ese nivel de genialidad que obtuvieron algunos de los filmes de este director tan solo unos años después.

Ambientada en la Guerra de Secesión americana, Peckinpah vuelve a incidir aquí en su estilo particular, sobre todo en los detalles más violentos, a pesar de que tuvo grandes problemas en la postproducción. Esto, lamentablemente, sería una tónica a lo largo de su vida.

Resulta muy llamativo el reparto tan importante con el que contó aquí. Nombres como Charlton Heston, Richard Harris, James Coburn o su leal Warren Oates. No suele ser de las primeras películas de Peckinpah que te recomiendan para iniciarte, pero sí suele ser de las que más gustan a los no iniciados en su cine.

Grupo salvaje (The Wild Bunch, 1969)

peliculas de sam peckinpah

Puede que ésta sea su obra cumbre, su cinta más lograda, su mejor película. Al menos, es una de las más valoradas por la mayoría del público y de la crítica especializada. Y, por qué no decirlo, también de las más reconocidas como influyentes por otros cineastas posteriores.

Porque Grupo salvaje fue como un disparo que nos rozó la sien para despertarnos y decirnos que ya estaba bien. Que el cine del oeste y, en general, el cine de acción, necesitaba un poco más de punch, y esto lo logró revolucionando la grabación y la edición de las escenas más violentas y movidas.

De nuevo, un reparto glorioso, con William Holden y Ernest Borgnine a la cabeza, y sus fieles Warren Oates y Ben Johnson también con sus papeles. Estuvo nominada a los Oscar como Mejor guion original y Mejor banda sonora, pero no se llevó nada. Si fuera por mí, se habría llevado unos cuantos.

Aquí puedes leer la reseña de Grupo salvaje.

La balada de Cable Hogue (The Ballad of Cable Hogue, 1970)

peliculas de sam peckinpah

Para algunos, ésta se encuadra entre las películas menores de Sam Peckinpah, pero, de nuevo, este epíteto hay que cogerlo con pinzas. Lo primero, porque es una gran película, con un guion bastante atrevido y, sobre todo, con un Jason Robards que se sale por todos los lados. Lo segundo, porque en realidad no es una película tan menor.

Al contrario, es un western decadente, amargo e incluso doloroso. Te lleva a un lugar perdido en medio del desierto y te deja ahí. No sabes por qué ni hasta cuándo, ni si debes sentirte culpable, pero lo disfrutas.

De nuevo, nos encontramos ante una producción en la que hubo muchos problemas y que, al igual que pasa con otras películas de Sam Peckinpah, nos termina dejando la duda de si podríamos haber tenido una obra todavía mejor de haber sido todo más normal en los trabajos detrás de la cámara.

Perros de paja (Straw Dogs, 1971)

Perros de paja es una de las películas de Sam Peckinpah que ahora muchos consideran de culto y que, la verdad, tienen sus motivos. Alejado del western y con una estrella en ciernes como era Dustin Hoffman, Peckinpah se adentra aquí en una historia un poco más compleja sobre la naturaleza violenta del ser humano.

No es una película cómoda de ver. No es que sus elementos de terror sean insoportables, sino que la trama nos lleva a situaciones comprometidas y, todo hay que decirlo, la excelente dirección y montaje hacen gran parte del trabajo.

Resultó bastante polémica en su momento, por la interpretación que algunos críticos le dieron al mensaje de Peckinpah. Pero la intención de éste o, más aún, su función, era la de llevar al espectador a una experiencia intensa y lo más extrema posible. Se sirvió de un argumento difícil, pero lo consiguió, sin duda.

Aquí puedes leer la reseña de Perros de paja.

El rey del rodeo (Junior Bonner, 1972)peliculas de peckinpah

Tengo que reconocer que ésta no es de mis películas favoritas de este director. Pero esto no quiere decir que no haya que verla o que, de modo objetivo, sí tenga aspectos que puedan resultar muy interesantes para muchos espectadores y aficionados al cine del oeste.

Sin duda, uno de los atractivos, además de la dirección de Peckinpah, era la presencia de Steve McQueen como protagonista. También resultaba más de moda el tema del rodeo, algo que ahora puede rechinar un poco. Pero, sin duda, encajaba a la perfección para introducir un tema sobre disputas y problemas familiares.

La huida (The Getaway. 1972)

Mismo año y mismo protagonista que la anterior, aunque el tema no tiene nada que ver. Aquí vuelve la acción, vuelve la garra y vuelve la emoción. Lo mejor es que es en un entorno urbano, en el que no faltan los coches. Sí, Steve McQueen y coches, dirigido todo por Peckinpah. Promete, ¿verdad?

Muchos la consideran anticipo del cine de acción que tanto abundaría en los años 80 de Hollywood, aunque aquí estamos ante un cine más puro, con un ritmo menos milimetrado y, consecuentemente, mucho más impactante.

Tiene muchos aspectos que la siguen haciendo pasar como una película actual casi medio siglo después, y sigue resultando un título imprescindible para los amantes del cine de acción más setentero y de Steve McQueen.

Pat Garrett y Billy el niño (Pat Garrett and Billy The Kid, 1973)

James Coburn, Kris Kristofferson, Jason Robards y, sorprendentemente, Bob Dylan. Con un reparto así, todos podríamos esperar algo, al menos, interesante. Pero a esto hay que añadirle que la historia es la del famoso pistolero conocido como Billy el niño y la del sheriff Pat Garrett. Ahora, todavía pinta mejor.

La verdad, no defrauda. El estilo de Peckinpah le viene que ni pintado a esta historia y logra adentrarse en cada conflicto, en cada enfrentamiento y, casi, en cada disparo, para que sintamos que todos los fotogramas pasan por delante casi como balas, directos a nuestro cerebro pasando por nuestras retinas.

Si muchos pensaban que el western se había terminado una década antes, cuando John Ford tocó el cielo del oeste con El hombre que mató a Liberty Valance, tenían que saber que aún le quedaba alguna bala en la recámara a Peckinpah. Éste fue el último retumbar de su revólver.

Quiero la cabeza de Alfredo García (Bring Me the Head of Alfredo García, 1974)

Se podría decir que, a estas alturas, Peckinpah ya estaba bastante desatado. Nos lo podemos imaginar como un furioso director, amigo de la botella de alta graduación en busca de nuevas historias y nuevas perspectivas para impactar al espectador. Pero éste no es un oponente, sino un amigo, y no hay mejores impactos que los que se propinan así, con el cariño y la puntería de la amistad.

Quiero la cabeza de Alfredo García ya parte de un título realmente claro. No hay que andarse con medias tintas, aquí va a haber chicha de la buena. Y la hay. Un Warren Oates inconmensurable, al que no le da respiro en todo el metraje, al igual que al espectador.

Aunque no lo quieras, te irás agarrando al sillón con fuerza, sin querer ni pestañear. Y, al igual que sucede con muchas de las mejores escenas de las películas de Sam Peckinpah, te sentirás culpable por disfrutar de tanta violencia, de tanto fuego y de tanta sangre. Esto sí es una película de culto.

Aquí puedes leer la reseña de Quiero la cabeza de Alfredo García.

La cruz de hierro (Cross of Iron, 1977)

peliculas de sam peckinpah

Cerramos nuestra lista de películas de Sam Peckinpah imprescindibles con un título bélico que merece mucho mayor reconocimiento del que goza actualmente. Es cierto que adolece de lo más personal del cine de Peckinpah, para bien y para mal, y que a mucha gente le puede parecer que ha envejecido demasiado.

Pero, aunque la comparación con el cine bélico actual sea más complicada que con los westerns, este título de Peckinpah sigue considerándose una joyita aparte. Además, vuelve a contar con la colaboración de un reparto tan potente como el trío formado por James Coburn, James Mason y Maximilian Schell.

Hoy en día sigue levantando odios y pasiones a partes iguales. Nosotros nos quedamos con la opinión de Orson Welles, que la declaró la mejor película antibélica jamás filmada. Si no la has visto, estás de enhorabuena. Poder disfrutarla por primera vez es una de las mejores experiencias cinematográficas que hay.

Aquí puedes leer la reseña de La cruz de hierro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This