peliculas del neorrealismo italiano

Películas del Neorrealismo italiano

El cine italiano ha sido, históricamente, uno de los mejores. Y lo sigue siendo, aunque su presencia no parezca tan relevante como antaño. Pero, para hablar de las mejores épocas para el cine de este país, lo mejor es remontarse unas décadas atrás, hasta mediados del siglo XX. Y es que, en esas fechas tan duras para el continente europeo, surgió un movimiento cinematográfico que marcaría un antes y un después en la historia del séptimo arte: el Neorrealismo italiano.

Puede que todavía no te hayas adentrado en este cine y tengas curiosidad, o que hayas visto alguna película y quieras más recomendaciones. Así que, aquí voy con una breve lista de películas del Neorrealismo italiano que considero imprescindibles para aquellos que quieran conocer más sobre este movimiento.

Obsesión (Ossessione. Luchino Visconti, 1943)

peliculas del neorrealismo italiano ladron de

La primera película del Neorrealismo italiano o, al menos, la que se considera como la pionera del movimiento es, curiosamente, una adaptación de una novela de James Cain titulada El cartero siempre llama dos veces. Sí, es la misma historia que poco tiempo después protagonizarán Lana Turner y John Garfield y, más recientemente, Jack Nicholson y Jessica Lange.

Esta versión, además de luchar contra los terrible obstáculos que suponía estar inmersos en una guerra mundial, tuvo que esquivar la censura del régimen fascista de Mussolini e, incluso, sufrir el ataque directo del hijo del dictador, Vittorio, que la tachó de antiitaliana, con los problemas que esto conllevó para su distribución y exhibición.

Sea como sea, y a pesar de las limitaciones visibles que se le pueden achacar ochenta años después de su estreno, mantiene su interés por varias razones. La primera, por mera comparación con las adaptaciones americanas, mucho más conocidas. La segunda, por lo que aquí nos convoca, el nacimiento del Neorrealismo. Y la tercera, por ser la primera película de uno de los directores más talentosos que ha dado el siglo XX.

Roma, ciudad abierta (Roma città aperta. Roberto Rossellini, 1945)

peliculas del neorrealismo italiano roma ciudad

Roma, ciudad abierta es una de las películas más importantes de la historia del cine. No solo supuso un antes y un después en la forma de narrar historias audiovisuales, sino que se rodó cuando aún no había terminado la guerra y, de forma atrevida y desgarradora, mostró cómo el fascismo se había introducido en lo más profundo de la sociedad italiana, hasta el punto de hacerla prácticamente invivible.

Podría decir que hay pocas películas tan sinceras como ésta. Su realismo no solo es planificado, sino que era inevitable por las condiciones en las que se grabó y con los medios con los que contaba Roberto Rossellini. Esta escasez, por suerte, la pudieron suplir con mucho talento y mucha pasión. Y esto es lo que ha hecho que Roma, ciudad abierta se mantenga, casi ocho décadas después, como una película actual que no tienen visos de envejecer por muchos años que pasen.

El limpiabotas (Sciuscià. Vittorio De Sica, 1946)

peliculas del neorrealismo italiano limpiabotas

Vittorio De Sica comienza su narrativa neorrealista a través de dos personajes míseros y desamparados que, para hacer frente a su situación desesperada, tiran de la trampa. Nos vemos ligeramente reflejados en cuanto al carácter pícaro que compartimos con los italianos, por lo que la empatía es más sencilla, pero la fuerza narrativa de De Sica es tan grande que eleva la película hasta un punto al que pocas consiguen llegar. Conviene recordar que, gracias a esta película, la Academia de Hollywood instauró la categoría de Mejor película extranjera.

Ladrón de bicicletas (Ladri di biciclette. Vittorio De Sica, 1948)

peliculas del neorrealismo italiano ladron de

Puede que Ladrón de bicicletas sea la película más famosa del Neorrealismo italiano. Para mí, es imposible decir si es la mejor de todas, pero sí apostaría por tenerla en el podio de las tres más impactantes y significativas de este movimiento.

La película es un reflejo perfecto de la escasez que imperaba en la Italia de los años 40. Pobreza, desilusión y una lucha desesperada por salir adelante con la mayor dignidad posible, algo que resultaba muy difícil cuando los recursos eran pocos y codiciados. Es de esas películas que te agarran el corazón, lo estrujan hasta dejarte de rodillas frente a la pantalla y lo hacen, simplemente, contándote que a Antonio le roban su bicicleta y recorre toda la ciudad con su hijo para recuperarla. Impresionante.

Alemania, año cero (Germania, anno zero. Roberto Rossellini, 1948)

peliculas del neorrealismo italiano alemania

Tras su retrato sobre la Roma en plena guerra, Rossellini decidió que era momento de acercarse a la Alemania devastada por una guerra que había dejado heridas mucho más profundas que las ocasionadas por las balas y las bombas. El retrato que hace del Berlín de los 40 es imprescindible, por la manera en que describe al estado de la gente y por el modo en el que inmortalizó una ciudad que aún seguía en ruinas.

Con un estilo bastante improvisado, pero con más recursos que Roma, ciudad abierta, Alemania, año cero causó gran división entre el público y la crítica. Pero parte de la decepción y el disgusto que ocasionó el tono de la película se fue superando con el paso del tiempo, al igual que el trauma sobre los alemanes.

La tierra tiembla (La terra trema. Luchino Visconti, 1948)

peliculas del neorrealismo terra trema

La segunda película de Visconti pudo haber sido muy distinta. Se planteó como un documental sobre la vida de los pescadores sicilianos y fue la ambición del director la que la convirtió en una ficción basada en una novela decimonónica italiana. Para ello, se adentra en la vida de una pobre familia de pescadores, y escoge a actores no profesionales, de los que aprovecha su dialecto local para plasmar mayores dosis de realismo.

Pero, a pesar de ser una obra que muchos consideran docuficción, en ella se pueden comenzar a vislumbrar aspectos narrativos de Visconti, más cercanos a la épica, que son mucho más propios de sus últimas películas.

El camino de la esperanza (Il cammino della speranza. Pietro Germi, 1950)

peliculas del neorrealismo camino esperanza

El camino de la esperanza no es la única de esta lista que parece olvidada por el gran público, sobre todo fuera de Italia. Pero es otra muestra de que hay muchas películas del Neorrealismo italiano por las que merece la pena ir un paso más allá. En esta, Pietro Germi nos cuenta la historia de unos mineros sicilianos que quieren viajar a Francia para conseguir un futuro mejor.

Es curioso pensar que Germi derivó posteriormente hacia temas más livianos y cómicos, ya que el éxito crítico de El camino de la esperanza fue enorme, con reconocimientos importantes en los festivales de Cannes y Berlín.

Umberto D. (Vittorio De Sica, 1952)

peliculas del neorrealismo umberto d

Parece que no existen otros directores en el Neorrealismo, pero la maestría que alcanzaron Rossellini y De Sica me obliga a incluir varias de sus películas en esta lista. Umberto D. Es otra película tan sencilla como sincera, que no se aleja de las historias más cotidianas porque son las más necesarias en esos momentos.

Y, aunque no hayamos vivido años tan duros como aquellos de la posguerra mundial, es muy difícil escapar a ese sentimiento de soledad e indefensión que muestra su personaje principal, el señor Umberto Domenico Ferrari. Irremediablemente conmovedora hasta para los de corazón más duro.

Los inútiles (I vitelloni. Federico Fellini, 1953)

I VITELLONI - The Belcourt Theatre

Aunque no es la más recordada ni del Neorrealismo ni de Federico Fellini, ésta es una señora película que no debe faltar en una lista de este tipo. La manera en la que Fellini combina el realismo con una nostalgia amarga, seguramente muy personal, nos llega a todos a lo más profundo y no deja de ser la primera ración de lo que luego serían señas de identidad de su cine más carismático y poético.

La strada (Federico Fellini, 1954)

peliculas del neorrealismo la strada

Tan solo un año más tarde, Fellini rodó junto a su mujer, Giulietta Masina una de sus mejores películas y la que, probablemente, sea mi favorita de toda esta lista. Con un guión tan redondo como original, Fellini supo atraer a Anthony Quinn y sacar de él una de las mejores interpretaciones que jamás se han visto en la gran pantalla. Y con todos estos ingredientes, es difícil encontrar a alguien al que no le enganche, conmueva y enamore La strada. Simplemente, imprescindible.

Rocco y sus hermanos (Rocco e i suoi fratelli. Luchino Visconti, 1960)

peliculas del neorrealismo rocco 1

Esta puede ser la película que puso la guinda a esta corriente. Una película que por la madurez del movimiento y de su director, en todos los sentidos, ya era difícilmente superable. Para ello, labró una historia compleja y completa sobre una familia que emigra en busca de un futuro laboral y que se encuentra con parte de ella enfundada en un conflicto que ya resultaba posterior al habitual de la posguerra.

Como sucede en muchas grandes obras, su riqueza es tan amplia que alcanza para repartirla entre unos cuantos. Y por eso no escatima en rostros poderosos con los que representar una crónica familiar sin ningún tipo de complejo ni límite. Gente como Alain Delon, Renato Salvatori o Annie Girardot enriquecen las escenas en cada plano en el que aparecen. Casi solo por eso, ya merecería la pena. Pero es que lo tiene todo.

El empleo (Il posto. Ermanno Olmi, 1961)

peliculas del neorrealismo il posto

El empleo no es una de las películas del Neorrealismo italiano más recordadas ni más vistas, pero goza de un carisma especial entre los aficionados a esta corriente. Puede decirse que su director, Ermanno Olmi, ya pertenecía a una generación posterior a la de los padres del Neorrealismo. Pero, a diferencia de muchos de estos nuevos directores, Olmi no quiso alejarse ni diferenciarse deliberadamente de las características de este cine.

De hecho, El empleo se basa en gran parte en su experiencia laboral durante los años 50, y describe las vicisitudes que tenían que pasar los jóvenes profesionales en Italia para labrarse un puesto de trabajo y un futuro laboral con el que sostener a la familia.

Mamma Roma (Pier Paolo Pasolini, 1962)

peliculas del neorrealismo mamma roma

Aunque Pasolini no es un director que se significara especialmente con este movimiento y mucha gente considere que Mamma Roma no deba incluirse entre las películas del Neorrealismo italiano, hay ciertos aspectos que la vinculan con una corriente que ya estaba dando sus últimos coletazos.

De nuevo, esos retratos personales de gente que lucha por sobrevivir con todo aquello que tengan al alcance de la mano y que se enfrentan a los problemas sociales que van surgiendo, nuevos, tras dejar atrás las mayores penurias de los años cuarenta.

Lo más destacable, más allá de algún momento emblemático como el paseo de madre e hijo en motocicleta, es la tremenda interpretación de Anna Magnani, cuyo aliento nos despeina a través de la pantalla incluso cuando sonríe. Poca gente con tanto poder de expresión por naturaleza. Y con los golpes de esa fuerza nos quedamos impactados al final.

Otras películas del neorrealismo italiano

Como en todas las listas, personales o cronológicas, suele haber ausencias. Si todo va bien y el tiempo acompaña, este párrafo acabará editado y sustituido por otros muchos que sigan repasando más películas del Neorrealismo italiano. Algunas de las candidatas más potentes son Arroz amargo, El grito, Milagro en Milán o Las noches de Cabiria. Incluso, si nos acercamos a directores españoles, podemos encontrar títulos cercanos, como Surcos, de José Antonio Nieves Conde o Los olvidados, de Luis Buñuel.

¿Cómo fue el final del Neorrealismo italiano?

Al igual que sucede con todos los movimientos artísticos, existen unas razones para su surgimiento y, una vez que éstas desaparecen o se corrigen, también desaparece dicho movimiento. En el caso del Neorrealismo italiano, podríamos decir que, una vez que llega la estabilidad económica y social tras una dura posguerra, y después de una serie de películas muy brillantes, se perdieron esas razones.

En primer lugar, los conflictos y los problemas habituales en las películas del Neorrealismo italiano habían ido desapareciendo, lo cual hacía que el público fuera perdiendo interés en estos temas. Obviamente, también influyó un cierto cansancio o, en otras palabras, la búsqueda de nuevos temas, no solo por parte de los espectadores, sino por los mismos creadores, quienes consideraban superada esa etapa y buscaban un cine más personal, más maduro y más de autor.

Los nuevos directores que iban surgiendo en estos últimos años cincuenta y primeros sesenta no se sentían partícipes de ese movimiento y exploraban nuevos temas y nuevos estilos, en muchos casos más comerciales y a través de una visión más comercial de la industria del cine.

Y, por supuesto, también hubo un grave componente político, dado que a los gobernantes que manejaban las riendas del crecimiento transalpino no les parecía interesante que la imagen de Italia que se exportaba más allá de sus fronteras fuera la de una nación triste, desilusionada y con problemas para prosperar, características habituales de las películas del Neorrealismo italiano.

¿Cuáles son tus películas favoritas del Neorrealismo italiano?

Si crees que hay alguna ausencia importante y que, en próximas ediciones, debería incluir otras películas del Neorrealismo italiano, no dudes en dejarme tu aporte en los comentarios de esta entrada. Y, si lo prefieres, puedes escribirme en mi cuenta de Twitter, donde suelo estar compartiendo material sobre cine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This