peliculas para no pensar

Películas para no pensar y desconectar el cerebro

peliculas para no pensar

Todos necesitamos apagar el cerebro de vez en cuando. Ya sea por el trabajo, por la familia, por el transporte público o por Hacienda, nuestra cabeza funciona en demasía y esto hace que, al encender la tele, busquemos películas para no pensar. ¿Cuál es el problema? Que, para encontrar esas películas, también hay que pensar, aunque sea un poco, y si le damos a play en la primera que encontramos, corremos el riesgo de acabar viendo algún truño filosófico o, lo que es peor, basado en hechos reales.

No te preocupes. Si quieres una lista de películas para no pensar y desconectar completamente el cerebro, aquí te las vamos a dar. No tendrás que hacer nada más. Solo sentarte, mirar y disfrutar. Eso sí, tampoco vamos a poner el listón por los suelos, y le vamos a exigir un poquito de calidad a estas películas para no pensar. ¿Estás preparado?

Clueless (Amy Heckerling, 1995)

peliculas para no pensar

El arquetipo de comedia juvenil noventera es también una de las películas para no pensar más clásicas que se vienen a la cabeza al repasar títulos para esta lista. Vale, tiene más gracia si la viste en su momento o si viviste aquellos momentos, porque los noventa fueron muy peculiares.

Pero, a pesar de su discutible calidad cinematográfica, tiene un algo que la convierte en un auténtico cebo para cerebros saturados, que te pega a la pantalla y te hace sentir como que el tiempo pasa volando mientras a ti te da todo igual. Y Alicia Silverstone después de Crazy, también.

Amelie (Le fabuleux destin d’Amélie Poulain. Jean-Pierre Jeunet, 2001)

peliculas para no pensar

Probablemente ésta sea la película más conocida de la lista con mucha diferencia, pero como ya tiene unos añitos, al igual que la anterior, la queremos incluir porque es probable que haga mucho tiempo que algunos no la ven y no recuerdan su magnífico poder para hacer desconectar.

Tan eficaz es como película para no pensar que, si uno se deja llevar lo suficiente, lo cual no es complicado, terminará completamente desconectado hasta incluso un rato después de haberla visto. Porque Amelie, aunque no lo parezca, tiene tanto magnetismo que te lleva fuera de este mundo a su fantasiosa realidad. ¿O no es fantasiosa, sino que es deseada? Tal vez por eso nos vemos allí.

Scott Pilgrim contra el mundo (Scott Pilgrim Vs. The World. Edgar Wright, 2010)

peliculas para no pensar

Las historias de amor en las que el héroe tiene que superar distintos obstáculos hasta alcanzar el corazón de su amada son muy resultonas. A todos nos gusta ver al prota en dificultades y acompañarlo en sus pequeños avances hasta la victoria final. Esas batallitas suelen estar representadas de distintas maneras, pero nunca de un modo tan gráfico y expresivo como aquí.

Y es que Scott Pilgrim tiene todo lo que un videojuego ofrece a un joven con ganas de engancharse y desconectar. Por eso es una película para no pensar, porque solo tienes que enfocarte en el siguiente rival y ver cómo Scott lo gana, de nuevo, para lograr el corazón de su querida Ramona. En serio, aunque no te hayan hablado de ella, tienes que verla y, luego, recomendarla.

Redada asesina (The Raid. Gareth Evans, 2011)

peliculas para no pensar

Uno de los géneros de películas para no pensar más eficaces es el de acción, sobre todo el que está centrado en las peleas y las artes marciales. Entre las películas más famosas y recientes que han triunfado con esta propuesta seguramente muchos recuerden algunos títulos de Tarantino o, incluso, de Jet Li y Jackie Chan.

Pero tirando hacia el cine asiático, que resulta tremendamente efectista cuando así lo pretende, tenemos esta gran película, muy bien hecha, muy bien rodada y con unas escenas de acción y peleas, además de una muy conseguida emoción, que te hará engancharte al sillón hasta que termine. No te habrás dado cuenta de haberte pasado dos horitas viendo a esta gente repartir leña.

Attack the block (Joe Cornish, 2011)

Mezclas comedia, ciencia ficción, terror y adolescentes y te puede salir una amalgama de escenas sin sentido o te puede salir una película súper entretenida como ésta. Desde el principio ya empieza el turrón, por lo que la fuerza con la que engancha es sorprendente y, del mismo modo, agrada que no ceje hasta el final.

Este tipo de cine independiente que va aumentando su público con el boca a boca y que no se sabe por qué no recibe más atención de las televisiones, suponemos que por la presión de gente con más poder que nosotros, es perfecto para que uno se pregunte por qué los grandes estudios se empeñan en hacer siempre lo mismo y los cines se quejan de por qué cada vez va menos gente a las salas. Eso sí que da qué pensar…

Crazy, Stupid, Love (Glenn Ficarra y John Requa, 2011)

Dentro del mundo de las comedias románticas, las hay que pretenden trascender y las hay que se conforman con divertir. Ésta es de las segundas, con un planteamiento de tramas cruzadas muy original y con unos personajes que encajan muy bien entre ellos.

Aunque pueda parecer una propuesta tonta, no lo es tanto, tiene un guion muy eficaz y algunas de las situaciones planteadas son tan simpáticas que te harán olvidarte de todas esas cosas que te comen la cabeza. Ryan Gosling, Emma Stone, Steve Carell, Julianne Moore… ¿qué más puedes pedirle a una película para no pensar?

Moonrise Kingdom (Wes Anderson, 2012)

peliculas para no pensar

Las películas de Wes Anderson tienen la virtud de estar todas tan bien compuestas visualmente que uno se queda embobado con muchos planos y escenas. En esta ocasión, la historia que narra es un bonito cuento sobre el primer amor, todo ello con el toque de humor tan característico de este director.

Por si no fuera suficiente con el talento que tiene Anderson para hacer películas bonitas sin complejos ni complicaciones, también tiene el encanto de atraer a grandes actores para que participen, y de ahí un reparto tan potente como éste, con Edward Norton, Bruce Willis, Harvey Keitel, Bill Murray, Frances McDormand, Tilda Swinton o Jason Schwartzman, además de los dos críos protagonistas.

Las ventajas de ser un marginado (The Perks of Being a Wallflower. Stephen Chobsky, 2012)

Este tipo de cine pasa desapercibido para gran parte del público, sobre todo aquel tradicional que atiende mayoritariamente a la carterlera comercial y a los estrenos que le anuncian a todo trapo en la tele. Pero, ya que estamos proponiendo películas para no pensar, vamos a tratar también de descubrir películas que aporten algo.

Con esta peli, además de desconectar irremediablemente durante dos horitas, veremos cómo ha evolucionado ese cine de adolescentes y de instituto, sobre todo en comparación con una mítica noventera como Clueless. Ambas dos para desconectar, cada una para su público y su momento.

Brawl in Cell Block 99 (S. Craig Zahler, 2016)

peliculas para no pensar

Para dar con ésta hay que rebuscar bastante porque, salvo que estés muy al tanto de las novedades en cine independiente o tengas buenas fuentes de recomendación, tipo foros, grupos de facebook o elpelicultista.com, no es tan conocida.

Aunque, creemos que, por fortuna, lo está empezando a ser gracias también al resto de filmografía de su director, un tal S. Craig Zahler que no tiene reparos en ofrecer, al más puro estilo ochentero, cine puro de entretenimiento que no necesita hacer pensar a sus espectadores. ¿De qué va ésta? De un boxeador que se ve metido en líos y acaba en la cárcel, donde solo puede sobrevivir a base de puñetazos bien dados. Qué a gusto te quedas, de verdad.

Ya no me siento a gusto en este mundo (I Don’t Feel at Home in This World Anymore. Macon Blair, 2017)

Una de las más recientes películas para no pensar que proponemos en esta lista es una original historia de las que parece que no llevan a ningún sitio y, cuando terminan, tampoco sabes si estás en un lugar desconocido.

No, no es que desubique, pero sí que transporta, al menos a la mente, durante buena hora y media, en la que vas viendo a Elijah Wood y Melanie Lynskey progresando en el vecindario en busca de unos ladrones. Impresionante el partido que le sacan a la trama, la verdad, y muy recomendable porque, además, es de esas películas recientes que pasan desapercibidas por ser de cine independiente.

Y a ti, ¿qué películas para no pensar te gustan?

Seguro que estás echando en falta un montón de películas para no pensar, pero con la excepción que no hemos podido evitar de las dos primeras, hemos intentado proponer cosas menos conocidas y que tengan un poco de nivel. Por supuesto, hay títulos como Sharknado o Los vengadores que también ayudan a no pensar. Pero no vamos a recomendarte aquí lo mismo que todo el mundo, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Compártelo!