peor enemigo

Películas que no recomendaría ni a mi peor enemigo

peor enemigo

Todos tenemos un peor enemigo. O más de uno. Y todos hemos deseado alguna maldad para ellos, aunque nos arrepintiéramos pronto de esos malos pensamientos. Pero hay cosas que no se les puede desear ni a ellos. Como algunas películas.

Al igual que todos tenemos peores enemigos, también hemos visto peores películas. Pero muchas de éstas son tan malas que no se les pueden desear ni a un peor enemigo. Hora y media, o más en algunos casos, de películas tan malas que mucha gente haría una maratón con amigos solo por ver quién aguantaba más o, directamente, para descojonarse sin pudor.

Así que aquí va una pequeña lista de diez películas tan malas que no recomendaría ni a mi peor enemigo.

The Creeping Terror (Vic Savage, 1964)

peor enemigo

Los años sesenta, al igual que la década anterior, dio mucho juego a cineastas y productoras para hacer películas tan malas que prácticamente había que pagar para que la gente fuera a verlas. Muchas de éstas eran conocidas como películas de serie B, cuyo género solía ser la ciencia ficción y el terror, y hoy han quedado como películas de culto.

Pero, como hemos dicho, tanta productividad dio cabida a auténtica basura cinéfila, con títulos tan infumables como éste que traemos aquí y que ni siquiera se llegó a traducir en más de cinco décadas de vida. Es que The Creeping Terror no llega ni a serie B. Es un aborto de película de terror con una voz en off infumable que ni siquiera provoca risa, como muchas pelis de miedo malas, sino que es perfecta para los que padecen de insomnio. Candidata perfecta para torturar a tu peor enemigo si lo tuvieras amarrado como al prota de La naranja mecánica.

Manos: The Hands of Fate (Harold P. Warren, 1966)

peor enemigo

Por alguna extraña razón, esta película, que es tan mala como el resto de las de la lista, tiene un halo de culto casi al estilo de las de Ed Wood. No es fácil de explicar, simplemente es porque sus fallos resultan más entrañables y su falta de calidad se recuerda con mayor cariño.

Pero es que Manos: The Hands of Fate está hecha con unas ganas de agradar sin poder hacerlo que uno hasta perdona todos los despropósitos que se asoman en la pantalla. Tal es la admiración que provoca en determinado sector cinéfilo que ha tenido una versión reciente con muñecos de trapo. Hay de todo en este mundo, ciertamente.

Blackenstein (William A. Levey, 1973)

El género del blaxploitation dio muchos títulos en esos primeros años setenta. Entre ellos, alguna joyita y también muchos que pasaron muy desapercibidos y que hoy solo recuerdan los más frikis. Pero, probablemente ninguno tan malo como éste. Si conocéis alguno, por favor, avisadnos.

Porque Blackenstein ya empieza con una propuesta difícil de visualizar, adaptando el famoso cuento de Mary Shelley al cine de actores negros matones setenteros. El pelo afro lo pone aquí la protagonista, pero solo a ratos, porque ni esa continuidad supieron respetar. A veces uno se ríe un poco, pero creo que es más fácil y cómodo bostezar, salvo que se opte por lo sensato, que será darle al botón de Stop.

El lago de los muertos vivientes (Le lac des morts vivants. Jean Rollin, 1981)

peor enemigo

Jesús Franco hizo prácticamente de todo en el mundo del cine. Muchas cosas tienen un toque de culto genial, mientras que otras son una auténtica mierda. Este guion, en concreto, es de lo menos admirable de su carrera, pero, para ser sinceros, podría decirse que es lo único mínimamente comentable de El lago de los muertos vivientes.

Para que os hagáis una idea de a qué tipo de película os enfrentáis si osáis verla porque os gustan los zombies de serie B, su propio director Jean Rollin negó su participación en ella hasta muchos años después de su difusión, ya que había sido acreditado con un pseudónimo. En resumen, zombies verdes y muchas chicas desnudas. Pero ni con esos cebos consigue enganchar a nadie.

Anaconda (Luis Llosa, 1997)

peor enemigo

En unos años en los que a Jennifer López se la conocía más por actriz que por cantante, y que parecía que sus curvas iban a poder disimular comercialmente cualquier bazofia en la que saliera, se nos apareció en esta película que no merece la pena recordar ni descubrir.

Y eso que, con retrospectiva, puede parecer interesante ese conjunto de nombres famosos, como John Voight, Owen Wilson o Danny Trejo. Pero, en serio, no hay por donde cogerla y el único atractivo de su trama es pensar en quién se llevó el dinero de la empresa para que solo tuvieran cuatro céntimos con los que terminar su postproducción.

Beowulf, la leyenda (Beowulf. Graham Baker, 1999)

Hay actores que parecen malditos porque todos los proyectos en los que participan son un truñaco y otros que parece que son ellos los que entruñecen cualquier fotograma en el que salen. Christopher Lambert. No digo más.

Beowulf es una adaptación de un poema épico medieval en forma de película que, la verdad, mejor se podía haber quedado en la reserva de ideas geniales jamás filmadas. Aburrida, sin ritmo, sin sentido. Por películas como ésta mucha gente comenzó esa costumbre de pedir el dinero a la salida del cine. Pero tranquilos, si pensabais que ésta era la peor película de Lambert, solo teníais que esperar dos años. Seguid leyendo un poco, que llegaréis al cénit de su filmografía.

Campo de batalla: La Tierra (Battlefield Earth. Roger Christian, 2000)

Basada en la novela de L. Ron Hubbard, novela que no hemos leído ni ganas que tenemos ahora, la sombra ciencióloga planea sobre esta producción de la que lo mejor que podría hacer sería avergonzarse.

No faltaba presupuesto, ni faltaban nombres atractivos. Pero, la verdad, es uno de los mayores truños del cine comercial y masivo de los últimos años. Los Razzie la nombraron peor película de su década en 2009, y nosotros podemos decir que estará en la terna a final de siglo. Ni para los más fans de John Travolta ni para los que le perdonan todo a Forrest Whitaker.

Druidas (Vercingetorix. Jacques Dorfmann, 2001)

Lo decíamos unas líneas más arriba. Lambert daba tumbos entre guion cutre y guion de mierda durante el cambio de siglo y, lo más probable, acabó en manos de algún druida galo que le dio una pócima de hierbas raras, como las que tomaban Asterix y Obelix para coger fuerzas.

Lo que cogió Lambert fueron fuerzas para ofrecerse a uno de los proyectos cinematográficos más absurdos jamás filmados. Lo peor de todo, que esta película todavía tiene alguna pretensión artística, y solo se queda en una sensación de vergüenza ajena para todos aquellos que la ven. Que ya hay que proponérselo, eh. Ah, y sale Inés Sastre, como si el hecho de salir en una peli francesa fuera a relanzar su inexistente carrera como actriz. Tu peor enemigo merece algo mejor. Sé un caballero, recomiéndale algo de la Nouvelle Vague, para que no piense que el cine francés es siempre así de malo (aburrido lo será igualmente, pero al menos con planos bien continuados).

Alone in the Dark (Uwe Boll, 2005)

Lo de esta película no tiene perdón de Dios. Joder, Uwe Boll, tienes en tus manos la adaptación de uno de los juegos de culto de las últimas décadas, con un reparto que, aunque no sea para Oscar, sí que tiene nombres famosos y solventes, como Christian Slater, Stephen Dorff o Tara Reid, y vas y haces esto.

De las películas de esta lista, puede que sea la que más gente haya visto, probablemente por las razones antes mencionadas. Pero también es probable que haya sido la que más cabreos y odios haya motivado a mucha gente. Aunque no seas mi peor enemigo, no te la recomiendo nunca. Por cierto, si leéis las críticas de la prensa seria en su momento, pensaréis que soy un blandengue. Menudas sacudidas le dieron.

Birdemic: Shock and Terror (James Nguyen, 2010)

peor enemigo

Cuando pensaba en qué películas podía incluir en este artículo, se me vinieron a la cabeza bodrios famosos como Megalodon o Sharknado. De esta última, además, hay una especie de grupo de seguidores, que ya no sé si lo hacen por la coña o porque realmente les gustan estas películas. Por mi parte, no pasaría nada con esto, salvo que algunos flipados se creen que cualquier bodrio sirve para contentar a los cinéfilos actuales y hacen cosas como Birdemic, una especie de Los pájaros del siglo XXI dirigida por el hermano ciego, sordo y mudo de Ed Wood.

De Birdemic podemos decir que alcanza un nivel de cutrez tan grande que tiene que ser genuino. Nadie con un plan deliberado consigue hacer algo realmente tan malo. Esto es solo producto de la dejadez, falta de talento e inconsciencia juntas. Y tal vez por eso tenga ese halo de película que, siendo de las peores que jamás se hayan hecho, resulta hasta interesante de ver. Eso sí, mejor hacerlo en compañía, porque las caras y los comentarios de los que están cerca serán lo que luego se recuerde del momento del visionado.

Y tú, ¿qué película no le recomendarías ni a tu peor enemigo?

No es cuestión de que nos digas cuáles son las películas que menos te gustan, porque ésas sí que se las puedes recomendar a tu peor enemigo. Tienes que pensar las películas que son más malas que hasta te daría vergüenza recomendarlas porque la gente sabría que habrías perdido dos horas delante de la tele viendo semejantes bodrios. ¡Venga, ilústranos!

4 Comments

  1. Nazroon dice:

    Freddy Got Fingered (2001) es realmente una de las “imprescindibles”. Es la que propició este célebre comentario en la reseña de Roger Ebert: “Esta película no está en el fondo del barril. Esta película no está debajo del fondo del barril. Esta película no debería ser mencionada en la misma frase con la palabra barril”.

  2. Victor dice:

    Buen repaso a estos films de dudosa calidad jeje. Hombre pues muchas sin duda, pero en fin.
    Un saludo

  3. EBER dice:

    Pink Panther con el irritante Steve Martín, una gran bazofia de risa forzada, todo un insulto a la saga original y al legado de Peter Sellers, daba nauseas al verla de principio a fin.

  4. Sabersquesi dice:

    No recomendaría ninguna de Crepúsculo, ni 50 sombras de Grey …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This