predestination ethan hawke
predestination ethan hawke

Predestination (2014) es una película especial. Es de ésas que las ves, las disfrutas, y las digieres lentamente. Es casi una digestión de rumiante, porque puedes pasarte horas y horas dándole vueltas, de principio a fin, de fin a principio, porque piensas que no puede ser lo que acabas de ver. O que no te crees que te hayas creído eso que has visto. Pero sí. Está ahí. Predestination está para quedarse, y seguro que para convertirse en un título de referencia entre el cine menos comercial de los próximos años.

predestination poster

Predestination va de viajes en el tiempo. Así a bote pronto, uno piensa que no es la primera película que trata de eso, pero sí que despierta la curiosidad sobre cómo se va a tratar el asunto y cómo se van a resolver las posibles contradicciones y paradojas que puedan surgir de ello. Y en eso sí que es original, pero no puedo explicar mucho más para no desvelar la chicha y la clave de la historia.

Se puede decir que todo gira en torno a lo que van contando los dos personajes principales, interpretados por Ethan Hawke y Sarah Snook, enganchando a partir de cuál de sus vidas ha sido más fascinante, mientras empinan el codo cada uno a un lado de la barra del bar.

A partir de ahí, le dan rienda a todo, desde complejas misiones secretas a través del tiempo para detener futuros crímenes, a profundas historias de amor. Y sin ser una película larga, da tiempo a todo, porque el guión está perfectamente estructurado y el ritmo que los hermanos Spierig le dan a la cinta se ajusta completamente a lo que la historia necesita para no apabullar y, a la vez, para no dejar huecos vacíos.

Hay gente que la ha comparado a Los cronocrímenes de Nacho Vigalondo, aunque el tono de ambas difiere bastante y ésta tiene más empaque. Otros han querido asemejarla a Memento, pero esto es más difícil de justificar, y tal vez sea como consecuencia de las comeduras de tarro que ambas películas provocan a posteriori.

predestination sarah snook

Lo mejor de todo es no compararla con nada, porque Predestination tiene entidad y empaque suficiente para verla y, luego, pensar sobre ella. Habrá gente que disfrute en la primera fase, y gente que disfrute aún más en la segunda.

Pero todo esto sólo si te apuntas al juego, porque hay veces en que uno está en otro plan, y le apetece ver películas de las que no se puede ni escribir.

predestination ethan hawke

 

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!