sin perdon unforgiven
sin perdon unforgiven

Sin perdón (Unforgiven) es un western dirigido por Clint Eastwood en 1992 y protagonizado por él mismo, Morgan Freeman, Gene Hackman y Richard Harris, entre otros.

sin perdon unforgiven poster

La trama de la película es la clásica de venganza; en este caso, unas prostitutas que han sufrido una salvaje agresión de unos malhechores, contratan los servicios de Will Munny (Eastwood), un antiguo pistolero que ahora vive retirado y alejado del mundo de las balas, y que se tendrá que enfrentar también al sheriff del pueblo, Little Big Daggett (Hackman), ya que éste no permite la entrada de armas en el territorio que controla.

Se puede decir que Sin perdón fue una apuesta un poco arriesgada de Clint Eastwood. Sin contar con un argumento que destacara por su originalidad, el gancho principal era su vuelta al género western junto a otros actores consagrados como Hackman y Freeman, y haciéndolo no sólo como actor, que era lo que le había llevado a la fama allá por los años sesenta, sino también como director, en un género en el que ya había probado años antes con éxito dispar.

sin perdon unforgiven

Además, las películas del oeste no pasaban por su mejor momento después de años sirviendo como entretenimiento principal para el gran público americano. Esos años desde los treinta hasta los sesenta e incluso principios de los setenta en los que las películas ambientadas en el lejano oeste, con forasteros que llegan, diligencias que se atracan e indios que asustan, habían quedado muy atrás, y eran pocos los títulos que se atrevían a entrar en un saloon a principios de los noventa.

Pero ahí estaba el tipo duro, el que no quería aparentarlo pero sabía que era el mejor. Ése era el personaje que Clint mejor sabía hacer, y también era el Clint que terminó consagrándose detrás de las cámaras. Y si Will Munny es un hombre que termina apostando por hacer justicia, Clint Eastwood fue el que devolvió el western a la primera línea con una película que engancha desde el principio con una historia bien contada, y cuyos personajes tienen tanta solidez que no nos surge ninguna duda a la hora de ponernos del lado de los héroes.

sin perdon unforgiven

Y, como buena película que está centrada en el drama y la acción, en Sin perdón también hay un pequeño hueco para los puntos más cómicos, o que al menos nos sacan la sonrisa, como por ejemplo los protagonizados por el genial Richard Harris. Pero no es éste el único actor que lo borda. Con un papel más presencial, Hackman consigue ser un personaje completamente odiado, y el mismo Eastwood es quien nos hace disfrutar de un final de película con tanta adrenalina como podamos imaginar. Su cara en el climax de la película es la que muchos de nosotros imaginamos poner cuando pretendemos resarcir alguna afrenta grave. Y eso que no lo aparentaba.

sin perdon unforgiven

Tanto sorprendió, que de manera completamente justa se cargó la mochila de nominaciones académicas con diez, de las que se llevó la de mejor película, mejor director, mejor secundario a Hackman, y mejor montaje. También triunfó en los Globos de Oro, y en decenas de festiavles menores, lo cual le sirvió al bueno de Clint para ganar más confianza y proseguir con una lista de películas dirigidas que muchos querrían en su curriculum.

sin perdon unforgiven

Pero, por supuesto, el gran éxito de público en salas, y también las buenas audiencias que fue recibiendo en televisión hicieron que su nombre, y el de Sin perdón, permanezcan en la retina de una generación más joven que, por edad, o por falta de conocimiento, aún no lo habían descubierto ni a él, ni al poder de los western.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Compártelo!