this is spinal tap
this is spinal tap

La música siempre es un buen recurso en cine. Sobre todo si la música es buena. Aunque, claro, no se puede estructurar un guión o una película entera con base en una lista de canciones; sería una locura.

Pero el cine ofrece mil posibilidades, y eso es lo que supo aprovechar Rob Reiner para crear, con la excusa de la música, uno de los falsos documentales más brillantes de la historia: This is Spinal Tap.

this is spinal tap

Póster de la película

Las buenas bandas de rock, sobre todo aquellas que estaban en pleno auge en los setenta y los ochenta, siempre han provocado curiosidad más allá de la música que componían o tocaban. Su estilo de vida, sobre todo detrás de las bambalinas, estaba repleto de historias curiosas, anécdotas y, cómo no, jugosas leyendas que a veces no conseguían superar la realidad. Pero nadie caía en la cuenta de que, como personas que son, los miembros de una banda sentían, sufrían, pensaban y actuaban como cualquier otro. Los caprichos, las discusiones y los deseos personales solían provocar choques y desencuentros que serían incomprensibles para cualquier fan a pie de calle, pero que formaban parte del día a día de una banda de rock.

This is spinal tap

Los tres miembros de la banda

Y esto es en lo que se centra Reiner en This is Spinal Tap. Con la excusa de seguir a una banda británica, durante una gira de conciertos en Estados Unidos, grabando sus actuaciones e intercalando entrevistas realizadas a sus miembros (David St. Hubbins, Derek Smalls y Nigel Tufnel) durante un largo periodo de tiempo, consigue una historia llena de humor, sentimientos y, cómo no, buena música. Porque sí, Spinal Tap, a pesar de ser un grupo ficticio creado para este documental, son intérpretes de grandes temas, lo cual ha ayudado enormemente al culto que se le profesa.

Como suele pasar con estos productos más alternativos, This is Spinal Tap no obtuvo buena recaudación en taquilla, y fue su posterior distribución doméstica la que hizo de la banda una auténtica leyenda. El culto a su música y a lo que significan crecieron tanto que la banda se hizo realidad, y siguieron sacando discos y dando conciertos para presentar las nuevas canciones.

spinalbannerActualmente, el reconocimiento artístico que se le profesa ya no se circunscribe sólo a aquellos fans primerizos, sino que la crítica y las revistas especializadas las suelen incluir siempre en las listas de las películas más logradas de la historia. Tal vez sea por su originalidad, con un estilo copiado mil veces a posteriori, por su humor, o por su música, This is Spinal Tap es sin duda una obra de culto que permanecerá durante mucho tiempo en la retina y en los oídos de los espectadores.

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!