un dia de furia falling down

Un día de furia (Falling Down)

un dia de furia falling down

A todos nos ha pasado que, en algún momento, nos hemos enfadado mucho, que hemos explotado, y ha salido toda la rabia que teníamos contenida, aguantada, sostenida, y hemos explotado. Sí. A todos nos ha entrado un día de furia. Bueno, y si no, al menos lo hemos deseado.

Eso es lo que le pasó a William Foster (Michael Douglas) el día en que quería ir a celebrar el cumpleaños de su hija y todo pareció volverse en su contra; desde el aire acondicionado de su coche en pleno atasco, hasta el coreano que no quiso darle cambio para llamar por teléfono.

un dia de furia falling downY sí, quién mejor que un director como Joel Schumacher para representar en imágenes la furia y tensión de un hombre, aparentemente normal, ve cómo todo lo que puede salir mal a su alrededor, sale mal. Y no sólo sale mal, sino que sale peor. Porque Foster padece un trastorno que añade violencia a toda situación potencialmente conflicitva que, en el fondo, son muchas, como debe de ser en una película. Y bien que mola cómo lo hace. Menos mal que es una película, pensamos los que estamos al otro lado de la pantalla. Tan bien lo llevan Schumacher y Douglas, que los espectadores agradecemos estar en otro plano, porque somos testigos bien sensibles de escenas que podrían ser reales, y de las que no querríamos ser partícipes, mucho menos en la piel del jubilable policía Prendergast (Robert Duvall), pero sí que disfrutamos viéndolas y sintiéndolas. En fin, lo que todos queremos al ver una película.

un dia de furia falling downUn día de furia funcionó bien en taquilla, al menos en Estados Unidos, que es el mercado que más importa a las majors. Pero no estuvo exenta de polémica, tanto por su violencia como por su tratamiento de las minorías étnicas, sobre todo de las asiáticas. No en vano, en Corea tuvo bastantes problemas de distribución por la visión que dejaba del comerciante que no le daba cambio a Foster. Pero, como siempre, cuando suceden estas cosas sólo sirven para acrecentar el estatus de culto de una película.

Definitivamente, si estás estresado, agobiado, con ganas de romper algo, y quieres que el cine exprese y desahogue esas sensaciones que necesitas exteriorizar, ésta es tu película. Un día de furia te servirá para sentir en piel ajena, pero bien cercana, esas sensaciones furiosas, sin que tengas que darle con un bate a nadie ni a nada.

 

https://www.youtube.com/watch?v=KOUdakrP52E

 

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!