Withnail
Withnail

Withnail y yo es una película difícil de clasificar, o de definir. Es una de esas películas distintas, fuera de su época, y que pululan entre el drama, la comedia, lo absurdo y lo independiente. Tiene de todo un poco, como si estuviera espontáneamente calculado, bajo un ritmo ni demasiado lento ni demasiado ágil, pero con un tipo de carisma que la hacen de alguna manera especial.

Withnail poster Fue escrita y dirigida por Bruce Robinson, en lo que suponía su primera película como director, y basándose precisamente en sus vivencias como joven actor en el Londres de finales de los sesenta. Y de ahí tal vez ese tono tan personal y, a la vez, universal que consigue imprimir a los personajes de Withnail y Marwood, los protagonistas encarnados por Richard E. Grant y Paul McGann, respectivamente.

Estos dos jóvenes actores no consiguen poner un rumbo serio a su carrera ni a su vida, por lo que deciden tomarse un respiro e irse a la casa campestre del tío de Withnail, Monty (Richard Griffiths), pensando que allí les podrá ir mejor. Pero unos tipos tirados y acostumbrados a beber alcohol y vivir en un ambiente tan urbano como el de Camdem no terminan de apañárselas muy bien en plena naturaleza.

La historia tal y como la escribió Robinson pasó bastantes años en la nevera, hasta que el guión llegó a manos de George Harrison, quien, tal vez añorando esos años ya pasados, y encantado con el humor negro que destila, aceptó financiar la producción de Withnail y yo.

Otro de los puntos fuertes y que apelan a la nostalgia sesentera es la banda sonora, que incluye la presencia de ‘While my guitar gently weeps’, una canción de los Beatles compuesta por Harrison. Esto es algo tremendamente significativo, ya que las canciones de los cuatro de Liverpool no suelen ser usadas nunca para fines comerciales ni artísticos. Pero, claro, el músico y productor hizo una buena excepción aquí.

http://youtu.be/xT5qhPoRS9g

Withnail y yo recaudó poco en la taquilla. No era una película destinada a ser entendida por el gran público. Pero sí lo era para acaparar, poco a poco, fans desde el video doméstico y los ámbitos más cinéfilos y subterráneos, sobre todo británicos. No en vano, ahora mismo está considerada como una de las obras de culto más importante del cine inglés, y sus admiradores se cuentan por miles. Y es que Withnail, realmente, sólo hay uno, y es único.

Posts relacionados

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compártelo!